Friso
Friso
Friso
Friso

25 años y mucho trabajo por delante

Adecap está a punto de cumplir sus bodas de plata y puede ser un buen momento para mirar el camino andado y el que queda. Mucho ha llovido desde aquella pionera feria eibarresa, ???Armerixia???, en la que se presentaron un puñado de armeros inquietos con ganas de cambiar las cosas. Y claro que lo hicieron: unas federaciones añejas, inertes, alejadas del cazador de a pie, mientras otros querían prohibir la caza en Euskadi a través de una moratoria que nunca llegaría gracias a Adecap. Una manifestación en Donostia y posteriormente en Madrid, promovida por su presidente, Juan Antonio Sarasketa y la RFEC, como no se recuerda, fueron grandes  aldabonazos en público. Adecap se convertía en el referente de la caza y la pesca en Euskadi, gracias al trabajo del día a día, hablando, escuchando a la gente, palpando sus necesidades, con la gente de a pie, sus inquietudes. Reuniones, muchas reuniones, con unos y otros, antes de reivindicar.
 
No ha habido consejería ni departamento de Agricultura, ni partido político, que no haya tenido reuniones con Adecap. Mejores, o no tanto. Logros, unos cuantos, y los que aún quedan. La contrapasa, hasta que un Tribunal Superior de Justicia la paró, el envenenamiento de los campos que ahora ve la luz, y la defensa de la caza racional y moderna desde los medios de comunicación, una tarea larga pero que poco a poco va mostrando sus frutos, dentro y fuera del colectivo. Todo de una forma altruista, generosa, exigente, trabajadora, sin otro horizonte que el beneficio de los cazadores de nuestra tierra, humildes, esforzados, leales. Y que una vez al año celebran su fiesta particular en un ejemplo modélico de reivindicación.

Mientras tanto, por el camino, han ido surgiendo otro tipo de personajes -dentro y fuera del mundo de la caza- que, mientras Adecap movía el árbol, se ocupaban de recoger los frutos. Muy distinto al altruismo de Adecap buscando el beneficio general y aceptando los ingentes costes que supone afrontar sus tareas.

Las tareas de Adecap, veinticinco años después, siguen siendo nítidas: defender al colectivo de cazadores allá donde se le necesite. En los municipios, diputaciones y gobiernos -ya sean vascos o españoles- , en la calle o desde los medios de comunicación, en los locales de sociedades o en lustrosos despachos. También con una nueva remesa de jóvenes capaces y capacitados para mantener esa antorcha latente. Porque Adecap promulga un cazador moderno, acorde a los tiempos, generoso, trabajador y respetuoso como una parte fundamental más del medio ambiente en que vivimos. Y por eso le queda aún mucho trabajo por delante.

Suscríbete al boletín gratuito
Noticias, sorteos y promociones GRATIS
descarga

Te informamos semanalmente a través de tu correo electrónico y móvil

Acorde con la normativa LOPD (Leer Aviso Legal)   -    100% libre de SPAM

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

About The Author

Artículos Relacionados

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su utilización. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar