Friso
Friso
Friso
Friso

Soy cazador, qué vergüenza. Interesante reflexión- El domingo tod@s a la calle

Soy cazador, qué vergüenza. Interesante reflexión- El domingo tod@s a la calle

Soy cazador,  amante -y practicante- de la caza menor. Por tanto, a los ojos de la mentalidad imperante, cuyos representantes hacen las leyes en los parlamentos, soy troglodita, rural (en la acepción anterior a la corrección de la RAE), primario, aficionado a las armas (y a sus consecuencias), sanguinario, de mirada aviesa, cejijunto y un poco lelo. Pues no, no me identifico con ese retrato que nos cuelgan a los cazadores.

Soy practicante de la caza menor porque me gusta el campo, salir a pasear sin rumbo fijo, ser naturaleza por unas horas, reflexionar al aire libre, estar un tiempo con mis perros y disparar a especies cinegéticas, controladas por una normativa muy estricta y a las que se ayuda en su cría durante todo el año. Paradojas de la vida y contradicciones personales, que uno tampoco se libra.

Soy consciente de que ser cazador ahora es renuncia, cumplir cupos, horarios, olvidarse de perchas abundantes, que hay que mimar durante todo el año las especies cinegéticas, perseguir a los furtivos y convertirse en protector y vigilante de todo lo que ocurre en el campo. A quien más interesa que haya en el campo perdices, liebres, conejos… es, sin duda, al cazador.

Soy un seguidor de la caza con galgo. Estoy convencido de que galgos y liebres se necesitan para sobrevivir y han ido evolucionando a la vez. Es la actividad más pegada a la tierra y la mayoría de sus practicantes son, a la vez que cazadores, labradores.

No me gusta la caza mayor, pero reconozco que es una actividad imprescindible para regular las poblaciones y evitar el crecimiento de censos de algunos animales silvestres -sobre todo ungulados- que provocan daños en la agricultura y la ganadería y también graves accidentes de tráfico.

Sé que la actividad cinegética supone un recurso económico para el ámbito rural y una manera de fijar población en los pueblos, cansados y agotados.

Por todo ello, sí a la caza. Y no a quien quiere prohibirla sin conocer su transcendencia, sus raíces y la función social que cumple.

LA OPINIÓN DE ZAMORA

Foto archivo DESVEDA 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 4,67 out of 5)
Cargando…

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

About The Author

Artículos Relacionados

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su utilización. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar