Friso
Friso
Friso
Friso
Plantillas Biontech
Plantillas Biontech

Con la llegada de la primavera arranca la temporada de recechos de corzo

Con la llegada de la primavera arranca la temporada de recechos de corzo

Con la llegada de la primavera arranca la temporada de recechos de corzo. El periodo cinegético de esta especie llega en plena efervescencia de las campañas que está desarrollando la Asociación del Corzo Español (ACE)

Con la llegada del mes de abril se abre para los aficionados a la caza mayor de Euskadi la posibilidad de participar en los recechos de corzo de primavera, una modalidad que cada día atrae a un mayor número de aficionados. De hecho, su creciente aceptación está propiciada por tratarse de “una modalidad muy parecida a la caza menor”, según apunta el presidente de las Asociación del Corzo Español (ACE), Florencio Markina.

La práctica la caza a rececho del corzo en primavera consiste en “esperar a que aparezca el animal o en el desplazamiento a pie del cazador por las zonas en las que pueden estar las piezas”, según explica Markina. El experto zoólogo añade además que se trata de “una modalidad individual mediante la que el cazador sale en busca del corzo sin ninguna ayuda, ni tan siquiera la de un perro, aunque puede recurrir a él para recuperar alguna pieza en el caso de que quede herida”.

Uno de los aspectos que resulta más atractivo de esta modalidad cinegética para el aficionado radica en que se trata de “una caza mucho más tranquila”, en la que el cazador “puede elegir sin prisa la pieza que va a abatir, ya que la puede observar durante un rato y tiene la posibilidad de decidir si la caza, si la deja pasar o si opta por otro ejemplar”.

A los aspectos que pueden decantar a los aficionados a la práctica de esta modalidad, Markina añade otra que se refiere a la propia época en la que se desarrolla, ya que “la caza a rececho se realiza en primavera, entre los meses de abril y junio, cuando el campo y los montes están más bonitos”. Reconoce, sin embargo, que este año, con la escasez de lluvia que ha habido, el campo y los montes no lucen con su habitual esplendor.

Estudios en torno al corzo

La apertura de la caza a rececho coincide también con las diferentes y ambiciosas iniciativas que está desarrollando la ACE en torno a esta especie, tales como el proyecto ‘Aequilibrium’ que se centra en el estudio de la predación del águila real ibérica sobre crías de corzo durante el período reproductor.

La campaña realizada en 2018 incidió en un total de 35 nidos seleccionados, aunque a modo de conclusión Markina apunta que fue “un muy mal año de cría para estas aves”, que atribuye a “la adversa climatología primaveral”.

El estudio, sin embargo, ha evidenciado “la importancia de los corcinos en biomasa, es decir la cantidad de carne que aporta el águila a su nido, ya que representa un 37% del total en la dieta de los pollos de águila real. Ese dato demuestra la importante contribución de las crías de corzo en el éxito reproductor” de esa especie depredadora.

Otro de los proyectos que desarrolla la ACE es el denominado ‘Capreolus’, que está dirigido a salvar corcinos en los prados de siega mediante el empleo de drones equipados con cámaras térmicas. Esta iniciativa que comenzará a desarrollarse este año en zonas agrícolas del norte y del centro peninsular, permitirá retirar los corcinos que están en los campos que van a segarse antes de que sean atropellados por las máquinas.

Markina destaca que este plan tiene la doble finalidad de “evitar que los corcinos mueran por la acción de las segadoras y, por otro lado, que los animales muertos no queden insertados en las bolas de hierba o paja, lo que provocaría que el agricultor tuviese que desecharlas ya que está prohibido que las pacas contengan restos animales”.

Convenios

Junto a estas iniciativas la ACE está desarrollando diferentes convenios como el que mantiene desde hace cuatro años con la Universidad de Santiago de Compostela referente al estudio sanitario de los corzos a partir de las muestras que les proporcionan los integrantes de la asociación.

El acuerdo suscrito con la Escuela Superior de Técnicos de Montes de Madrid, por su parte, incide en el estudio de la reproducción del corzo a partir de las hembras que se capturan en los meses de enero y febrero. “Nosotros recogemos los úteros con los fetos que tienen y a partir de ahí ellos desarrollan un estudio sobre la productividad del corzo, de las épocas de parto,… para llevar a cabo una investigación bastante completa en torno a su reproducción”, señala Markina.

En la ACE “este año hemos tirado la casa por la ventana”, y a ello ha contribuido el paulatino incremento de socios que, este año, se sitúa en casi 700 afiliados. “Mediante sus aportaciones disponemos de mayores ingresos para hacer frente a nuevos proyectos de investigación y hemos destinado unos 30.000 euros, casi el 70% de nuestro presupuesto, a proyectos de investigación”.

De hecho, tanto Aequilibrium como los planes investigadores se financian con fondos propios, mientras que Capreolus se financiará a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) que concede la Unión Europea para ayudar al desarrollo económico de las regiones deprimidas y la agricultura.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

About The Author

Redacción Desveda

Redacción periódico digital Desveda #caza #pesca #tirodeportivo #rural #naturaleza

Artículos Relacionados