Friso
Friso
Friso
Friso

El pequeño gran becadero

El pequeño gran becadero

Nos
encontramos ante la
más pequeña de las
razas de muestra,
pero no por ello ante
alguien en
inferioridad de
facultades. De hecho
es la raza continental
más popularmente
extendida y la
segunda de todas las
de muestra, y no
quedando ahí la cosa
es la raza con mayor
progresión en estos
últimos años,
habiendo visto
incrementados sus
números tanto a nivel
nacional como en
nuestro territorio,
donde se ha
afianzado
absolutamente en
ese segundo lugar del
ranking.
  
Estos no dejan de
ser únicamente datos
estadísticos, pero que
responden sin duda al
gran potencial y
adaptabilidad que
tiene nuestro
pequeño invitado; el
epagneul bretón.
  
En la caza
de la becada, que es
la que nos ocupa en
este artículo, se
encuentra de lleno
con sus orígenes, allá
por la península
bretona y más
concretamente por la
región cercana a los
bosques de L???Argoat,
donde las becadas
invernantes
encuentran uno de
sus paraísos, con
suelos húmedos y
ricos en humus y
lombrices y un clima
dulcificado por la
siempre relativa
cercanía con el mar.

En este
idílico entorno de caza
evoluciona durante
muchas décadas esta
raza hasta lo que hoy
conocemos. En cuanto
a sus facultades
físicas diremos que es
un perro compacto
pero no pesado,
rápido pero no
desbocado, pequeño
pero resistente. Esta
morfología le
confieren un
movimiento continuo
que es capaz de
mantener durante
horas, y una
capacidad de
recuperación que le
tendrán siempre
presto cada mañana
por dura que haya
sido la pasada
jornada. Su rústico
pelaje le mantiene
protegido de las
heladas y mojaduras,
así como de la dura
vegetación por
espinosa y abigarrada
que ésta sea.
  

Otra de sus
ventajas físicas es la
ausencia de cola que
le mantiene libre de
esas tan frecuentes y
desagradables
heridas que
encontramos en la
punta de este
apéndice en muchos
perros que si la
tienen y cazan entre
vegetación,
evitándole a él el
sufrimiento que
acarrean, y a nosotros
la minuta del
veterinario y las
continuas curas que
habremos de realizar.

En el
apartado de las
cualidades innatas
para la caza de la
becada son muchas
las que hemos de
destacar y las que
nos pueden llevar a
elegir acertadamente
un bretón para este
cometido.


Empezaremo
s por la que sin duda
es una de sus
singularidades.
  
La
polivalencia y
adaptabilidad. Esta
cualidad hace que el
bretón no tenga el
más mínimo
problema en
adaptarse casi de
manera inmediata a
diferentes orografías,
terrenos y
vegetaciones,
regulando y
modificando su
búsqueda a las
necesidades concretas
que se le presentan,
incluyendo en estas
variaciones incluso la
densidad de pájaros
sobre el terreno. He
visto infinidad de
veces como mis
perros moderaban la
amplitud de su
búsqueda en esos
días en los que al
poco tiempo de salir
del coche ya
comprobamos que
hoy parece que hay
???salsa???, que se han
movido becadas. De
la misma forma en
las condiciones
contrarias vas viendo
como cada vez van a
más y esto les lleva a
batir extensiones más
amplias de terreno.

Esto
enlaza con otra de
sus virtudes, que no
es otra que ser un
perro ???con mucha
cabeza???, que le hace
como digo salir
siempre concentrado
y no a lo loco. El
bretón tiende a ir
siempre de menos a
más, en
contraposición a
algunos perros que
en el minuto uno ya
están quien sabe
donde
independientemente
de las condiciones
existentes.
  

En todas estas
actitudes influye
mucho que nunca
olvida que caza con y
para nosotros, lo que
le otorga una
búsqueda minuciosa y
efectiva que
difícilmente deja
zonas querenciosas
sin registrar,
permitiéndonos a
nosotros ir avanzando
y llevando por así
decirlo la ???batuta??? de
la caza, sin obligarnos
a ir únicamente
siguiendo las
evoluciones lejanas
de nuestro perro.
Quien caza la becada
con bretones disfruta
de ir ???sintiendo??? a sus
perros, conociendo
casi en todo
momento en qué
zona y a qué
distancia aproximada
está su ayudante sin
que sea
imprescindible el uso
de un gps (aclarar
que no tengo nada en
contra de su
utilización, ya que de
hecho yo mismo lo
uso, pero únicamente
por la tranquilidad
que me da con los
perros jóvenes y por
la información
adicional que me
ofrece acerca de
distancias recorridas,
etc??? por lo demás no
dependo en absoluto
de ello para cazar la
becada).
  
El bretón es de
esos perros que
cuando vas cazando
piensas: ???qué bonita
está aquella zona de
allí para que pueda
haber alguna
becadita???, y antes de
que te des cuenta o
bien ves que tu perro
aparece y sin que tú
le digas nada va
directamente hacia
allí o incluso que
mientras lo piensas
observas como
aparece de entre
aquella vegetación
habiéndolo ya
mirado. Se suman
como veis
inteligencia, sentido
de la caza y una gran
compenetración. Sus
ganas de agradar al
dueño son solo
comparables con su
pasión por la caza.

Siguiendo
con sus cualidades
innatas hay otra que
es sin duda crucial y
se agradece
muchísimo. Me refiero
a la seguridad en la
muestra. Con esta
seguridad quiero decir
que es un perro con
mucha certeza
delante de la caza. Si
está de muestra,
acude presto porque
la tiene. Es poco
frecuente que
encontremos bretones
que permanezcan de
muestra ante simples
???calientes??? o rastros
de becadas que ya se
nos han marchado.
Su forma de dominar
la caza, como buen
continental, es
asegurando ???la
carne???.
  
Sin duda que al
llegar a las
inmediaciones y
descubrir que por allí
anda una becada,
tomará el máximo de
precauciones,
poniendo incluso en
ese primer instante,
pero de manera casi
inmediata analizará
con su potente olfato
la situación y sin dar
muchas veces al
beeper la oportunidad
de comenzar a sonar,
evolucionará
prudentemente hasta
fijar y asegurar la
muestra allí donde se
encuentre nuestra
presa.
  
Si ésta es ???de las
malas??? y el bretón ya
tiene algo de
experiencia con ellas,
y no consigue
bloquearla,
seguramente
esperará nuestra
llegada, pero nos
será muy fácil
interpretar lo que
quiere decirnos, ya
que normalmente no
será una muestra tan
tensa e impertérrita,
sino que nos echará
un par de miradas y
en cuanto nos vea ya
allí prestos a servirle,
comenzará a guiar
espontáneamente,
con prudencia pero
también con decisión,
ya que sabe que no
hay que darles
demasiado tiempo
para pensar si
queremos
dominarlas.
  

 

 
Sería
justo señalar que en
todos estos aspectos
que hemos
comentado así como
en la potencia olfativa
y el patrón por
ejemplo, se nota
mucho la selección
que durante
generaciones han o
hemos realizado
muchos amantes de
la raza para elevar el
nivel de estos perros
y hacerlos útiles en la
caza del siglo XXI que
obviamente en nada
o en poco se parece a
la que se podía
realizar por ejemplo
hace dos, tres o
cuatro décadas.
  
Como digo
la nariz de muchas
líneas no tiene ya
nada que envidiar a
la de los perros
ingleses, habiendo
incluso individuos
destacados que
pueden sacar los
colores a muchos
perros de otro tipo.

  
En lo
concerniente al patrón
por ejemplo, si que
era un pequeño
hándicap en las razas
continentales en
general, donde los
individuos con esta
cualidad natural no
suponían un gran
porcentaje, sin
embargo yo por
ejemplo con mis
bretones de Alenergi
en poco más de doce
o catorce años de
selección he
conseguido subir ese
porcentaje en los
nacidos en mi casa a
cerca del setenta u
ochenta por ciento, lo
que los iguala
totalmente con los
mejores. Estos datos
que aporto sobre mis
perros en concreto no
es por querer
enfatizar sobre ellos,
sino porque son sobre
los que tengo datos
suficientes como para
hacer este tipo de
estudios.

Si hablamos ahora
del cobro, que
podemos decir??? qué
difícil es realmente
perder una pieza
abatida con un
bretón. Siempre ha
sido una de sus
especialidades, de
hecho hasta tal punto
que esto hizo que
desde tiempos
pretéritos en nuestro
territorio mucha gente
lo encasillase
erróneamente
únicamente en esta
faceta de la caza y lo
relegase a ser un
perro para el puesto.
Sin duda que en ello
es sobresaliente, pero
no debemos dejar
que esto sea el árbol
que no nos deja ver
el bosque. El
epagneul bretón tiene
mucho más que
ofrecernos.
  

Como hemos
reseñado si que es
verdad que para la
caza de la becada
deberemos escoger
un individuo de una
línea de sangre
debidamente
seleccionada, no
porque nadie tenga
un ???molde??? para
hacer perros
becaderos (que
obviamente no es
así), ya que becadero
no se nace sino que
se hace, ahora bien,
para poder hacerse
como digo habrá de
atesorar todas esas
cualidades que
hemos ido detallando
y que en la mayoría
de las ocasiones
vendrán de una
selección y cría hecha
con cabeza y
conocimiento.
  

Nunca olvidéis
que la calidad innata
o se tiene o no se
tiene. No la da el
tiempo como algunos
esperan. El tiempo y
la caza aportan
experiencia, pero no
calidad, y el punto
sublime llega cuando
ambos conceptos
confluyen. Un perro
de calidad con
experiencia se
convierte en un
espectáculo, y si es
un bretón más.

Suscríbete al boletín gratuito
Noticias, sorteos y promociones GRATIS
descarga

Te informamos semanalmente a través de tu correo electrónico y móvil

Acorde con la normativa LOPD (Leer Aviso Legal)   -    100% libre de SPAM

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

About The Author

Artículos Relacionados

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su utilización. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar