Friso
Friso
Friso
Friso

En caza menor, por fin hay campeones

En caza menor, por fin hay campeones

Al final, por fin se pudo disputar la tan ansiada final de caza menor con perro en la localidad toledana de Fuensalida, escenario elegido a la postre, después de que Los Yébenes (Toledo), fuera descartado por los participantes en su visita al cazadero. Al encontrase una densidad bajísima de caza autóctona, la cual era la madre para criar al año siguiente, decidieron trasladárselo a la Federación Española de Caza y ésta, con buen criterio cinegético en un gesto que les honra, buscó una alternativa, además en tiempo récord y reorganizó un evento de este calibre, con mucho esfuerzo, que no es poco.

Fuensalida acogió el viernes día 30 de enero a todos los participantes y jueces para el sorteo de dorsales y presentación de la prueba a todos. La posterior cena de bienvenida, fue en la localidad  próxima de Torrijos.

La gran cita era el sábado, dia 31 a las 8,30 de la mañana junto al polideportivo, y nuestros tres clasificados en hombres, Francisco Llamas, ganador de la semifinal norte, Arkaitz Egaña, quien fuera campeón de la modalidad en 2012, y Jose Luis Toledotxiki que acudía por primera vez a una final, junto con las dos mujeres, Nerea Amilibia y María José Carretero, conformaban el equipo vasco, que cargado de ilusiones estaba dispuesto a dar alguna sorpresa agradable a la aficion. Acudimos como jueces Iñigo Izeta, Pello Urquia y un servidor.

Los cupos establecidos fueron de seis perdices, seis conejos y dos liebres, con los treinta cartuchos máximos para abatirlas, que establecen las normas de dicha modalidad.

A las 8,30 se dio la salida, y ya desde dentro de la zona de seguridad se pudieron ver muchas perdices, las cuales volaban en todas direcciones. Con vuelos muy cortos y una blandura más que reseñable, algo inusual, a los que estamos acostumbrados a cazar perdices bravas, por lo que pronto el fantasma de la granja sobrevoló la final. La asociacion APEGA, que defiende  a la perdiz roja pura, al final de la prueba, se llevó muestras de las perdices para analizarlas y ya se verá de dónde es su procedencia, si es que son granjeras o salvajes, todo saldrá a la luz.

Muchos de los participantes fueron haciendo los cupos en cuestión de media hora o poco más, hecho este inaudito, ya  que en ninguna final, jamás se habían abatido por todos los cupos puestos de perdiz en las seis horas que dura esta. Las liebres también abundaban y el 90% de los participantes las abatieron sin problema.

Con estos datos en la mano, solo faltaban abatir los conejos, ya que estos sí tenían su dificultad porque la noche anterior había sido  muy ventosa y lluviosa y los orejones estaban embocados en su mayoría.

Realmente se llevó el gato al agua y por tanto el campeonato, el que mejor perro tuvo para conejos, que fue Fernando del Campo “Curro”, el madrileño que con su perrita Roa, una podenca extraordinaria, fue el único que abatió los seis de cupo, amen de las otras especies, y fue capaz de tirar a otros tres rabicortos más, marcando así la diferencia en la pizarra.

A la llegada al control fueron entrando cazadores y cazadoras con bonitas perchas, algunos de ellos ya sin cartuchos, debido a la abundantísima caza que había en las tres mil hectáreas allí dispuestas.

Las perchas eran casi todas similares variando en algún conejete, uno o dos la mayoría. Por fin fueron entrando los nuestros y por cierto, con un buen  papel realizado por todos.

Hay que reseñar el subcampeonato logrado por Arkaitz Egaña, que traía en su morral los cupos de perdiz y liebre y tres conejos, más otra perdiz cobrada por su perro, Sol, sumando así otro gran logro del elgoibarrés. Zorionak.

Al final en el podio, acompañaron al madrileño, el ya mencionado Arkaitz, y el cántabro Jose Manuel Cobo, y en mujeres fue, la subcampeona del año pasado, la extremeña Ana María Verdasco la que con la misma percha de seis perdices y dos liebres que sus predecesoras, Ana María Relaño, segunda y Eva Rius, tercera, ganó el campeonato de féminas. Reseñar también la gran actuación de la vasca Mª José Carretero, con seis perdices y una liebre que hizo un grandísimo papel.

Después de la entrega de premios hubo una comida de despedida y se dio por concluida una jornada marcada por las más de 170 perdices, más de 50 liebres y alrededor de 25 conejos abatidos. Un gran tapete.

Suscríbete al boletín gratuito
Noticias, sorteos y promociones GRATIS
descarga

Te informamos semanalmente a través de tu correo electrónico y móvil

Acorde con la normativa LOPD (Leer Aviso Legal)   -    100% libre de SPAM

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

About The Author

Artículos Relacionados

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su utilización. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar