Friso
Friso
Friso
Friso

¿Qué nos dicen las medidas corporales de una perdiz? Interesante estudio

¿Qué nos dicen las medidas corporales de una perdiz? Interesante estudio

La investigación sobre la perdiz ha incidido en las medidas corporales de casi 14.000 piezas abatidas en el coto manchego de ‘Las Ensanchas’. 14 años de estudio y 13.814 perdices cazadas son la base de un estudio realizado en España torno a esta especie de ave galliforme, con la finalidad de propiciar una adecuada gestión cinegética basada en datos cuantitativos y cualitativos. De hecho, los estudios que inciden en las medidas corporales de los seres vivos “son una herramienta fundamental en cualquier especie, principalmente porque el primer paso para su adecuada gestión es saber identificarla y distinguir su sexo y edad”, según sostiene el veterinario y responsable de la web www.cienciaycaza.org, Carlos Díez.

La idea de llevar a cabo este estudio sobre la perdiz, no está encaminada únicamente a realizar una valoración sobre el tamaño de los ejemplares, sino en “establecer las correlaciones con otros parámetros biométricos de los animales”, apunta Díez.

El estudio que ha sido dado a conocer este mismo año en la publicación científica digital Scientific Reports con el título de ‘The effects of scaling on age, sex and size relationships in Red-legged Partridges’ (Los efectos de cuantificar la relación entre edad, sexo y tamaño en las perdices de patas rojas) tuvo como director del grupo de investigación al profesor de la Escuela de Ingeniería Agraria de la Universidad de Lleida, Jesús Nadal, en el que también han participado los docentes Carolina Ponz y Antoni Margalida. Las conclusiones del mismo fueron recogidas por la web que Díez dirige junto al también veterinario Carlos Sánchez.

La información obtenida en el estudio sobre la perdiz permite determinar con precisión datos referentes a la edad, la longitud del cuerpo y de las alas, frente a la popular ‘cuantificación’ que se realiza entre los aficionados “con tan solo tener la pieza en la mano”. Díez, de hecho, sostiene que “en las especies de caza, la toma de medidas debiera ser una norma tras la captura de los animales, dado que la caza abatida es un libro abierto y la información nos ayuda a entender el estado de una población concreta”. 

El prolijo estudio desarrollado en la finca manchega de ‘Las Ensanchas’ se ha centrado en cinco aspectos concretos. Para determinar la edad, se analizaron las plumas primarias; en el caso del sexo, se incidió en la búsqueda de los típicos espolones que están presentes en los machos y en algunas hembras; en el caso del peso, se utilizó una balanza digital de precisión; para determinar la longitud del cuerpo, se midió desde el pico hasta la cola, y para cuantificar la longitud del ala, se realizó la medición con una precisión de 0,5 milímetros.

El sexo de la pediz determina el tamaño

Los datos obtenidos han permitido constatar de manera fehaciente que los machos y adultos tienen más peso y tamaño que los ejemplares jóvenes y las hembras. Además, el peso, la longitud corporal y la longitud del ala permitieron establecer un orden en el que los ejemplares de menor a mayor peso y tamaño, de menor a mayor, se corresponden a la hembra juvenil, la hembra adulta, el macho juvenil y el macho adulto. 

El equipo dirigido por Nadal determinó que el peso se relacionó de forma positiva con la longitud corporal y de ala, es decir, “que el peso es lo que nos está revelando la edad y sexo de la perdiz, al estar diferenciada entre individuos”, explica Díez. Además, a la hora de explicar las diferencias de tamaño entre ejemplares, resulta más determinante el sexo que la edad, lo que puede estar propiciado por “la propia evolución de las especies, y a las distintas tareas que los sexos desempeñan durante la reproducción”. 

Este tipo de investigaciones resultan de gran utilidad a la hora de gestionar la actividad cinegética y Díez pone como ejemplo “la caza de perdiz con reclamo, porque se trata de una modalidad selectiva en la que toma gran importancia la capacidad de diferenciar ejemplares adultos y jóvenes, así como los machos de las hembras. En vuelo o a cierta distancia es difícil llegar a ver el espolón pero con un poco de experiencia o con la base de este tipo de estudios se puede contribuir a mejorar la gestión”, señala Díez.

Además, realizar una mayor presión sobre determinados ejemplares puede generar problemas como los ocasionados por “los grupos de ‘machos solteros’ que, en esta época de emparejamiento, pueden suponer un perjuicio para las poblaciones porque pueden llegar a molestar en las puestas y en las incubaciones”. En ese caso, o en el de aquellos ejemplares que por ser más viejos pueden tener una menor efectividad reproductiva, se puede ejercer una mayor presión cinegética sobre esos ejemplares.

El propio estudio dirigido por Nadal reconoce que sería una pena no aprovechar los datos obtenidos de los ejemplares cazados porque permite hacerse una idea de la estructura de la población. Además, Díez apunta que los datos recabados pueden aportar información “respecto a problemas en la reproducción o sobre la presencia de enfermedades entre las poblaciones más jóvenes que les impiden llegar a adultos, con lo que las poblaciones tenderían a envejecer”.

DESVEDA AVISO LEGAL

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 3,67 out of 5)
Cargando…

About The Author

Redacción Desveda

Redacción periódico digital Desveda #caza #pesca #tirodeportivo #rural #naturaleza

Artículos Relacionados

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su utilización. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar