Friso
Friso
Friso
Friso

Lance y cebos

Lance y cebos

En esto de la pesca llegar a culminar favorablemente un lance con el mínimo esfuerzo no deja de ser todo un arte. Por eso no es fácil marcar unas pautas de comportamiento en el río a aquellos que dominan el manejo de la caña. Pero son legión los nuevos cañistas que han limitado sus salidas poco menos que a bañar la gusana, porque salvo truchas de repoblación ???más bien de suelta- no han conseguido sacar alguna de las contadas y esquivas pintonas de las nuestras.

Y es lógico que las fario recelen, pues son muchos los señuelos que un día sí y otro también les muestran sin la más mínima malicia. De ahí que saber y fijarse como y donde debe lanzarse el señuelo sea de vital importancia a la hora de obtener resultados. En aguas tumultuosas la trucha buscará sobre todo abrigo donde instalar su cazadero. En las pequeñas ensenadas que pueda encontrar, estará obligada a refugiarse para no luchar con todas sus fuerzas contra la corriente. No le gusta estar en lugares poco hospitalarios. Por el contrario, una fuerte depresión en el fondo de un pozo, constituirá cobijo contra la corriente y contra la luz. Ocurre frecuentemente que una piedra tiene un saliente en la cola.

El pez en este caso, se encontrará perfectamente si se coloca bajo el saliente. En el caso de que un obstáculo separe en dos brazos la corriente, creará unos remolinos y la trucha buscará el lugar entre ellos con preferencia a cualquier cazadero. Anotar pues todos los obstáculos, remolinos y los lugares en los que los árboles formen con sus ramas cúpulas por encima del cauce. Es también muy importante que la sombra de la caña o del pescador no caiga sobre el torrente. Como que se pise fuerte y se hable alto. Bastará para espantar a las truchas. Los días cubiertos son mejores para la pesca que los de mucho sol. Si las truchas, recelan y no pican con los señuelos artificiales recurrir a los pastizales donde encontrareis boñigas de vaca.

Es preciso elegirlas un poco viejas y recubiertas de una espesa costra. Levantad esa capa como lo hacen las becadas metiendo el pico y encontrareis diversos animales: pequeños coleópteros, alguna lombriz amarilla de unos 15 centímetros y gusanos de distinto tamaño. Si la boñiga es muy vieja encontrareis también gusanos en la tierra que está debajo de la misma. Todos son un cebo especial si acertáis a usarlos con anzuelos acordes a su tamaño. Ahora bien, tener en cuenta que en muchos ríos no están permitidos los cebos naturales.

Suscríbete al boletín gratuito
Noticias, sorteos y promociones GRATIS
descarga

Te informamos semanalmente a través de tu correo electrónico y móvil

Acorde con la normativa LOPD (Leer Aviso Legal)   -    100% libre de SPAM

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

About The Author

Artículos Relacionados

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su utilización. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar