Friso
Friso
Friso
Friso

Los cazadores somos una especie en extinción, no hay relevo generacional

Los cazadores somos una especie en extinción, no hay relevo generacional

Los cazadores somos una especie en extinción, no hay relevo generacional

Los practicantes de la caza solicitaron que se autorice la presencia de menores en las cacerías y en el futuro se permitirá

El plan para la nueva temporada cinegética de la Reserva Regional de Caza Saja permitirá la presencia de menores en las cacerías, acompañados de adultos con permiso en vigor. Se trata de una de las novedades del documento, que está a la espera de su aprobación definitiva antes de su entrada en vigor con la nueva campaña que comenzará el próximo 1 de abril.

La cobertura legal a la presencia de menores en las cacerías era una demanda de los propios cazadores, que consideran que no existe un relevo generacional que asegure el futuro de la actividad.

«Creemos que los cazadores somos una especie en extinción, no hay relevo generacional porque hay muy poca gente joven que entre. A un crío no se le puede quitar de que vaya con su padre al monte», opina el presidente de la Sociedad de Caza Las Hoces, Sergio Revuelta.

«Esto significa que un adulto puede llevar a cazar a un menor, sin licencia y sin armas, siempre que se haga responsable. Esto es algo que siempre se ha hecho, pero de forma alegal o de tapadillo. Entendíamos que esta petición era razonable y debíamos darle cobertura legal», explica Ángel Serdio, director técnico de la Reserva de Caza Saja y subdirector de Medio Natural.

Fin de la moratoria

Otra de las novedades de la nueva temporada es la desaparición de los lotes de Salvorón y Canales, situados dentro del Parque de Picos de Europa, como consecuencia del fin de la moratoria de seis años a la entrada en vigor de la prohibición de la caza en este espacio natural, y que se hará efectiva a partir del 1 de diciembre.

El plan de caza prohibirá la exhibición de animales abatidos en lugares públicos, tanto en el interior de los núcleos de población como en el exterior de establecimientos como bares y restaurantes. Tampoco se permitirá tomar fotografías de las piezas en estos lugares ni su posterior difusión.

En opinión del presidente de la Federación de Caza, Ignacio Valle, se trata de «un tema de imagen». «Exponer las piezas en lugares públicos da lugar a que pueda molestar a otras personas. Se alegan cuestiones de seguridad e higiene porque cuando se tiran delante de un bar o en la plaza quedan manchones de sangre, y ahora estamos en un momento de mucha sensibilidad con las enfermedades como la peste porcina, la tuberculosis, la brucelosis… La sanidad animal es una excusa». Según Serdio, es cierto que esta exhibición de animales abatidos «no ayuda a dar una imagen moderna de la caza», pero recuerda que se trata de «animales que no han pasado controles sanitarios».

El nuevo plan amplía la posibilidad de recuperación de las cacerías de liebre suspendidas por condiciones meteorológicas adversas al martes o miércoles siguiente, así como el perreo de esta especie en septiembre y octubre por demanda de los cazadores. Esta actividad consiste en un tipo de caza sin muerte que permite adiestrar a los perros y mantenerlos entrenados justo antes del inicio de la campaña.

El plan contempla igualmente la posibilidad de abatir machos de venado en las batidas de esta especie. «Tenemos una población importante de venados que genera daños y hay que mantenerla a raya. Está bien que haya venados, pero no tantos como para que provoquen daños en la agricultura, prados y fincas o supongan un factor de riesgo en la transmisión de enfermedades entre el ganado salvaje y el doméstico», aclara Ángel Serdio. «Conviven durante muchos meses y pueden ser reservorios de brucelosis y tuberculosis».

El plan mantiene unos cupos altos de jabalí, una especie con una población que tampoco resulta sostenible, tanto por los daños como por los problemas sanitarios que originan, con la amenaza de la peste porcina africana.

La tramitación

La elaboración del plan de caza parte de una propuesta del director técnico de la Reserva, que se presenta a su junta consultiva, en la que están representados ayuntamientos, entidades locales, cazadores, guardas, etc. Se trata, como su nombre indica, de un órgano consultivo que presenta sugerencias que pueden incluirse en el plan, que luego se somete a información pública para que puedan presentarse alegaciones; estas también podrán ser tomadas en cuenta antes de que se redacte el texto definitivo.

Fuente. eldiariomontanes.es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About The Author

Redacción Desveda

Redacción periódico digital Desveda #caza #pesca #tirodeportivo #rural #naturaleza

Artículos Relacionados