Friso
Friso
Friso
Friso

Aguardo de jabalíes

Aguardo de jabalíes

La abundancia de jabalíes y los daños en algunas zonas hace que las esperas nocturnas estivales proliferen, de ahí la permisividad de los aguardos o esperas.

Lo deseable sería cazarlos solamente en temporada, pero … ¡¡¡ Ay amigo…!!! El hambre obliga y ante un plato tan asequible pocos animales se retraen.

Si la finca es propiedad del titular del coto entiendo que se pueda plantear no cazarlos. Lo que hoy se quita mañana no está. Pero cuando uno es arrendatario las reclamaciones por daños pueden escocer.

Ahuyentarlos no es fácil si no hay muerte por medio. Si falta alguno rápido surgen las dudas para el resto, aunque no siempre entre los jóvenes. El jabalí grande es dueño y señor de la noche y si constata peligro se trasladarán a otro lugar donde llenar el estómago. Esta modalidad suscita entre los cazadores opiniones encontradas.

Argumentan unos que de noche todos los gatos son pardos y que abatir una jabalina que esté criando es una pena por cuanto supone terminar con la prole. Otros aducen que si no se toman medidas los propietarios de las fincas les reclamarán el importe de los daños. Satisfacer a unos y otros se antoja complejo, pero siempre existe la posibilidad de evitar la muerte de las jabalinas si el cazador domina el arte de la espera.

No en vano al cazador le motiva mucho más una buena boca que una docena de jabalinas. De hecho, si sabría que iba a abatir una jabalina no saldría a cazar de noche. En las charcas próximas al lugar o después de una tormenta de verano, los rastros nos dirán quiénes son los visitantes.

Una hembra con crías normalmente entra a la finca con pocas precauciones. Por el contrario, los grandes machos suelen rodear las piezas de trigo para entrar cara al viento, cuando el sol deja de teñir con sus rayos las cumbres de la sierra y la luz crepuscular reina en el campo.

Domina el silencio y solo de vez en cuando se deja oír la melancólica voz del cárabo. El aire es el principal obstáculo para el cazador y a medida que pasan las horas va subiendo la tensión.

Pero todo se andará si la finca ha sido visitada con anterioridad por los jabalíes y se han hecho bien las cosas. Siempre repiten si no barruntan peligro.

Y cuando llegue el momento de doblar el dedo índice contar hasta diez para valorar bien a quien va destinado ese proyectil que no distingue entre machos y hembras.

Más artículos de JA sarasketa AQUÍ

Desde 1990 la voz de los cazadores y pescadores está presente en el periódico con más lectores de Euskadi a través del articulo semanal que Juan Antonio Sarasketa, miembro de Adecap, viene escribiendo ininterrumpidamente en EL CORREO. Sin duda una garantía de que el mensaje y la realidad de la caza y la pesca llega a la sociedad no cazadora. Puedes acceder a los artículos de JA Sarasketa en EL CORREO desde el año 2010, recopilados en Desveda.info, pinchando en https://www.desveda.info/articulos-j-a-sarasketa-el-correo/

Artículos: 1
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando...

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About The Author

Desde 1990 la voz de los cazadores y pescadores está presente en el periódico con más lectores de Euskadi a través del articulo semanal que Juan Antonio Sarasketa, miembro de Adecap, viene escribiendo ininterrumpidamente en EL CORREO. Sin duda una garantía de que el mensaje y la realidad de la caza y la pesca llega a la sociedad no cazadora. Puedes acceder a los artículos de JA Sarasketa en EL CORREO desde el año 2010, recopilados en Desveda.info, pinchando en https://www.desveda.info/articulos-j-a-sarasketa-el-correo/

Artículos Relacionados