Friso
Friso
Friso
Friso

Un jabalí mata a un cazador

La muerte de un cazador en Galicia a consecuencia del ataque de un jabalí herido al que iba a rematar a cuchillo vuelve una vez más a generar toda clase de comentarios entre los aficionados. Y es lógico, porque el peligro con este animal siempre está presente aunque muchas veces no lo tengamos en consideración. Al parecer el cazador en cuestión lo dejó herido de un disparo durante el transcurso de una cacería y al acercarse a rematarlo a cuchillo fue atacado por el animal, con tan mala fortuna que una de las cuchilladas le cortó la femoral en la entrepierna y murió solo, desangrado. Así contado da la impresión de un mero accidente, que lo es, sin posibilidad alguna de solución. Pero permítanme que insista en las medidas preventivas que se deben adoptar en estos casos.

Es fácil que algún profano argumente que en vez de coger el cuchillo debería haber cogido el rifle. Sin lugar a dudas hubiese sido lo acertado en este caso concreto. Pero es bueno que sepan que en materia de caza existen unos códigos no escritos por los cuales deben guiarse todos aquellos que se tengan por cazadores. Y en este caso concreto se da uno de ellos.

“El animal herido debe rematarse a cuchillo”. Enjundia que este arte conlleva. Honra para el cazador que dió la vida por ello. De todas formas antes de coger el cuchillo hay que valorar todas las circunstancias que se den en cada caso. Vamos a rememorarlas: antes de moverse del puesto hay que avisar a los dos próximos, valorar la gravedad del disparo, el tamaño del animal, la ubicación, por donde entrarle, si le sujetan los perros, sin cargar aire, en silencio, entrarle por detrás, con decisión, con un cuchillo de remate y no con uno de cortar chorizo. Si en el transcurso de la pelea el cazador cae al suelo, siempre es mejor permanecer tumbado porque al jabalí por la forma de sus colmillos se le hace más difícil herir al cazador. Dispuesto el cazador a entrarle a cuchillo, no debe tener la menor duda de meterle el cuchillo hasta el mango para evitar sufrimientos al animal. De lo contario el animal como es lógico se llevará por delante todo lo que se mueva. Le va en ello la vida y lo sabe.

Desgraciadamente son muchos los cazadores, ganaderos, pastores y agricultores que han perdido la vida por los ataques de los jabalíes heridos y a buen seguro que habrá que lamentar más víctimas porque sus poblaciones siguen aumentado. Un jabalí de 100 kilos tiene un cuello algo menor que un toro de lidia y es bravo como un Miura. Conviene pues, sobre todo por estas fechas en las que sale tanta gente al campo, respetar los terrenos debidamente señalizados en los que se están dando batidas a los jabalíes.

Suscríbete al boletín gratuito
Noticias, sorteos y promociones GRATIS
descarga

Te informamos semanalmente a través de tu correo electrónico y móvil

Acorde con la normativa LOPD (Leer Aviso Legal)   -    100% libre de SPAM

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

About The Author

Artículos Relacionados

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su utilización. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar