Friso
Friso
Friso
Friso

Curso para cazadores donde gestionar subproductos animales

Curso para cazadores donde gestionar subproductos animales

Curso para cazadores donde gestionar subproductos animales

Un beneficio económico, pero también uno medioambiental. Esa es la doble finalidad que persigue el Curso del cazador formado que ha organizado la Federación Navarra de Caza, en colaboración con el Gobierno de Navarra y Mutuasport. Una enseñanza que busca adaptarse a los requisitos establecidos en el Real Decreto 50/2018, que se aprobó en febrero pero que entró en vigor el pasado mes de julio, aunque a nivel europeo exista desde el año 2004.

Desde entonces, la gestión de los subproductos animales derivados de las actividades cinegéticas no es necesario que recaiga en un veterinario, sino que un cazador que haya obtenido esta formación puede realizarla, una vez preparado para detectar en el proceso de la evisceración la sospecha de una posible enfermedad.

Esta labor se adscribe a las grandes cacerías, aquellas en las que se abaten más de 20 ejemplares de caza mayor o bien en las que haya más de 40 puestos. Y siempre partiendo de la base de que se trata de una reglamentación genérica, puesto que hay comunidades autónomas, como Extremadura, en las que todavía no se contempla la figura del cazador formado, sino que siempre se obliga a contar con un veterinario titulado.

Sin embargo, en Navarra este nuevo papel para el cazador tiene mucho más sentido, debido a la tipología habitual de los cotos existentes en la región. Por ello, aquel cazador que participe en este curso, que tendrá lugar los días 6 y 7 de noviembre, de 17 a 21 horas, en el número 9 de la calle González Tablas de Pamplona, dispondrá de una habilitación oficial del Gobierno de Navarra para, en el caso de que participe en una cacería de gran volumen, poder llevar a cabo la gestión de los subproductos animales.

De no haber ningún cazador formado, obligatoriamente se debería contar con un veterinario, con el respectivo sobrecoste económico que generaría para las sociedades. En Navarra, las fincas son abiertas, por lo que es complicado establecer de antemano qué se va a cazar. La situación difiere mucho de las fincas cerradas, donde se tiene monitorizado el censo de animales y se puede estimar cuántas piezas se van a cazar. Pero en las fincas abiertas, aunque se sepa que haya jabalíes, en ocasiones no se abaten. Para esas ocasiones en las que se puede pensar que se va a desarrollar una gran cacería y que se van a matar más de 20 animales, pero después quizá solo se abaten dos, la figura del cazador formado cobra una importancia a tener en cuenta.

No obstante, además de este aporte en el tema económico, conviene resaltar también la tendencia actual que está protagonizando el cazador, cada día más involucrado con la sanidad animal y con enfermedades como la tuberculosis, la peste porcina africana o la mixomatosis. A la labor cinegética se añade asimismo una función de centinela, sobre todo porque el cazador pasa mucho tiempo en el monte y en el campo. Y si ve un par de jabalíes muertos en una zona en la que no hay próxima una carretera, puede sospechar de una posible patología. Gracias a la formación que los asistentes a este curso recibirán, la Administración, y con ella la sociedad, saldrá ganando, puesto que podrá actuar con más celeridad y evitar males mayores.

TRES GRANDES ÁREAS Para cumplir la base formativa que exige el reglamento, el curso se dividirá en tres grandes bloques: la caza, gestión y sanidad;actuación del cazador formado;y gestión de subproductos cinegéticos. Durante las jornadas, se contará con la presencia de Nicolás Vicente Urbani Barrios, asesor técnico veterinario de la Real Federación Española de Caza y de la Federación Navarra de Caza.

En la primera de las áreas se abordará un compendio de nociones básicas sobre la ecología de las especies, para diferenciar entre mamíferos superiores, pequeños mamíferos y aves. También se aportarán datos referidos a censos a nivel nacional, con resultados de capturas en diferentes comunidades autónomas. En este apartado también se dará cuenta de los diversos módulos de gestión cinegética existentes, ya sea en granjas cinegéticas (destinadas a carne o incluso a repoblación), en fincas valladas o en fincas abiertas, cotos municipales o cotos abiertos. En estos últimos, los existentes en Navarra, se analizarán, por ejemplo, los sistemas de gestión sanitaria en los puntos de agua, las zonas donde con mayor facilidad se pueden transmitir enfermedades.

Se detallarán a su vez las principales enfermedades que afectan a la fauna silvestre, sobre todo, resaltando la enfermedad hemorrágica vírica del conejo, la mixomatosis del conejo y la liebre, y la gripe aviar. También se hablará de la salmonelosis y, en la fauna de caza mayor, de la peste porcina africana o la tuberculosis, y de las patologías que pueden aparecer, como la lengua azul.

Por último, se establecerán las claves para una gestión cinegética responsable desde un punto de vista sanitario, una formación que va muy vinculada al aspecto comunicativo, ya que la legislación animal obliga a cualquier ciudadano, ante la sospecha de una enfermedad animal, a comunicarlo a la Administración. Se expondrán los sistemas de comunicación y se resaltará la importancia que tiene que un cazador sepa gestionar las sospechas, para no generar alarma en el colectivo.

En el segundo de los bloques se incluirán las normas generales de higiene que deben adoptarse a la hora de manipular los subproductos animales, además de incidir en la metodología de la evisceración y el despiece. Y se resaltarán las alteraciones y lesiones más importantes, gracias a unas nociones de anatomía patológica, con las que se podrá diferenciar por especies y por órganos, y también valorar cómo afectan en un órgano las enfermedades citadas anteriormente. El curso se cerrará con las indicaciones necesarias para saber gestionar los subproductos animales de las grandes cacerías, con el fin de evitar la propagación de enfermedades. Las opciones no solo se limitan a los contenedores, sino que las vísceras se pueden verter también en zonas de especial protección para las aves necrófagas.

Y, obviamente, la formación se centrará en las singularidades cinegéticas de Navarra, adaptando los requisitos del real decreto al tipo de coto o a la orografía, y subrayando qué instalaciones son las más recomendables a la hora de realizar la evisceración.

Las inscripciones a estas jornadas pueden realizarse en la dirección de correo electrónico administración@fncaza.tv, en el teléfono 948 389 175 o en el registro del Gobierno de Navarra. – D.N.

Noticia en → Noticias de Navarra

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About The Author

Artículos Relacionados

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su utilización. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar