Friso
Friso
Friso
Friso

Satisfacción entre los cazadores de becada tras una buena campaña en el norte peninsular

Satisfacción entre los cazadores de becada tras una buena campaña en el norte peninsular

Desveda– Un sentimiento de satisfacción entre los cazadores vascos por el número de becadas abatidas durante la presente campaña  y la reafirmación de la estabilidad en las poblaciones de esta especie, son dos de los aspectos más destacables de la campaña cinegética de la becada que está a punto de terminar.

Desde que comenzará la temporada los aficionados a la caza de oilagorras han confirmado sus mejores expectativas respecto al número de piezas de esta especie cobradas durante la campaña que está a punto de terminar, aunque esa apreciación es relativa. “En toda la cornisa cantábrica se ha detectado una mayor presencia de becadas debido a la humedad”, señala el veterinario e integrante de la comisión de biología del Club de Cazadores de Becada (CBB) Ibon Telletxea.

En las zonas de Asturias, Cantabria, Bizkaia, Gipuzkoa y el norte de Araba y Nafarroa, así como Cataluña y Baleares se ha evidenciado la notable presencia de estos ejemplares. En cambio, en las zonas del sur de Araba y Nafarroa, así como en Castilla y León y otras áreas de la península la presencia de esta ave ha sido mínima y la mayor parte de las becadas que han accedido a esas comunidades “son ejemplares más viejos que ya habían invernado en esa zona. Los jóvenes, por el contrario, optaron por quedarse allí donde encontraban su alimento con mayor facilidad”, apunta Telletxea.  

Tras atribuir esa circunstancia “a la sequia que ha afectado al centro y al sur de la península, pero que se ha evidenciado menos en el norte”, el miembro del CBB explica que la becada se alimenta en gran parte de lombrices, gusanos e insectos que abundan en zonas húmedas y, por el contrario, escasean en las zonas más áridas salvo excepciones en áreas muy concretas. Es por esa razón por la que los aficionados que desarrollan esta práctica cinegética en el norte llevan dos buenos años de capturas.

La constatación de esta realidad ha permitido revertir una situación que había levantado cierto pesimismo entre los aficionados de Euskadi, porque la realidad es que las dos últimas campañas contrastan con las dos precedentes que, en ambos casos, se cerraron con muy pocas capturas tanto en Gipuzkoa como en otras zonas geográficamente próximas.

De la incertidumbre al optimismo

Esa circunstancia, atribuida a las condiciones climatológicas, propició que en las dos campañas anteriores las poblaciones de oilagorras optasen por invernar en el centro de Europa sin tener que desplazarse más al sur. Ese hecho generó cierta incertidumbre entre los aficionados respecto a las poblaciones de oilagorras. “Las becadas huyen del frío pero si el invierno no resulta muy peliagudo, optan por quedarse a mitad de camino y  hacer migraciones más cortas”, justifica Telletxea.

Un dato que reportan los exhaustivos estudios de seguimiento realizados por el Club de Cazadores de Becada, que tienen como base los estudios sobre la evolución de las poblaciones de becada invernantes en España, radica en que la mayor parte de las becadas que llegan a la península han nacido en Rusia.

Las investigaciones realizadas por CBB, en base al número de avistamientos y a la cuantificación de las capturas que aportan sus colaboradores, permiten afirmar que las poblaciones de la especie están sometidas a los rigores del invierno pero, sobre todo, muestran un futuro esperanzador porque “las poblaciones muestran una tendencia a la estabilidad”, sostiene Telletxea.

Dedicación y satisfacción

La práctica de esta modalidad cinegética que, para muchos aficionados es la que exige una mayor dedicación además de un perro bien adiestrado, es también la que más satisfacción produce debido al halo de misterio que rodea la captura de esta especie de largo pico y costumbres crepusculares.

Y no solo porque esté considerada gastronómicamente hablando como una de las estrellas de la gastronomía relacionada con la caza debido a sus propiedades nutricionales, sino porque para muchos aficionados ha permitido salvar una temporada que está en contraposición con la de la paloma, ya que esta última ha sido desastrosa en lo que a las diferentes zonas de Gipuzkoa y del resto de Euskadi se refiere.

La veda actual de la sorda que se cerrará a mediados de febrero en Gipuzkoa y Bizkaia y este mismo domingo en Araba, al igual que la anterior campaña han supuesto, por lo tanto, un alivio, “aunque nunca llueve a gusto de todos”, señala Telletxea.  Lo que ha ocurrido este año, en opinión del integrante de la comisión de biología del CBB, “se veía venir”. Satisfacción.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

About The Author

Redacción Desveda

Redacción periódico digital Desveda #caza #pesca #tirodeportivo #rural #naturaleza

Artículos Relacionados