Friso
Friso
Friso
Friso

Los aficionados ponen a punto sus puestos para la pasa de palomas y malvices

Los aficionados ponen a punto sus puestos para la pasa de palomas y malvices

Confían en repetir la buena campaña del año pasado, aunque el resultado depende del clima y del alimento que encuentren las aves

Aunque la presencia de especies migratorias como palomas torcaces y malvices que se convierten en las protagonistas de la pasa de otoño todavía no se está dejando notar, los cazadores confían en que la campaña, al menos, resulte tan fructífera como la del año pasado. Por el momento, los puestos ya han sido revisados, acondicionados y sorteados como pasos previos para el inicio de la temporada.

Los aficionados también tienen a punto sus escopetas y los enseres que van a necesitar en una temporada que estará mediatizada por las condiciones climatológicas y, como sucede desde hace algunos años, por el alimento que las aves encuentren en las zonas que atraviesan en su viaje migratorio hacia las dehesas extremeñas y portuguesas.

Las expectativas que el cazador hernaniarra Joseba del Valle tiene para los próximos días son las de una temporada “normal” y para ello tiene en cuenta que “el año pasado llegaron de forma bastante repartida por días y por los cuatro ‘agujeros’ de Etxalar, Valcarlos, Quinto Real y la costa”. En años anteriores, sin embargo, constató que “había jornadas de pases brutales. En dos días pasaba el 80% de las palomas y luego, durante el resto de días de caza de la temporada, apenas aparecían”.

Del Valle apuntaba hace poco más de un año las diferencias entre las palomas que procedían de Escandinavia y del norte de Rusia, con aquellas que llegaban desde el sur de Rusia y Ucrania. En un artículo que publicó en su blog www.fiebreazul.com señalaba que las del primer grupo encontraban en Las Landas “un gran resort” donde disponen de “buen clima, comida y tranquilidad” y que les llevaban a continuar la migración “en bandos tremendos”.

Adelanto de la cosecha

Con el ‘resort’ del que habla Del Valle alude a los enormes campos de maíz existentes en el suroeste de Francia. Tras analizar las gráficas de la pasa de los últimos 21 años, el hernaniarra ha llegado a deducir que esos cultivos condicionan el modo de migración y concluye que este es un año muy bueno de maíz en Francia. “Lo que nos puede salvar es que el cereal de invierno se cosechó pronto” y que el primero de octubre estaban “cosechando las plantaciones para grano”. Y como consecuencia de ello, la temporada se presenta “ilusionante y prometedora”.

A pesar de apuntar la imposibilidad de predecir el futuro, Del Valle cree que certezas como el hecho de que “este año Francia ha destinado menos superficie a las plantaciones de maíz que el año pasado” o “que ahora el maíz sea algo rentable no quiere decir que en un futuro la colza o la soja le vayan a ir quitando protagonismo”, le hacen mostrarse esperanzado de cara a futuras campañas.

Respecto a las malvices, apunta que la base de su alimentación es la uva de las viñas “que todavía están sin recoger en la zona de la Gironda, pero parece que vienen unos días de buen tiempo que permitirán la cosecha” y que harán que las aves retomen el ciclo migratorio.

Puerto de Vitoria

Si la orden de veda permite la caza en los puestos fijos tradicionales de Gipuzkoa desde el 15 de septiembre, mientras que en Araba la temporada arrancó el primero de octubre, la caza libre o ‘al salto’ comenzará el 12 de octubre en ambos territorios.

En los puestos que la Federación Alavesa de Caza gestiona desde hace 9 años en el Puerto de Vitoria, también esperan con ilusión el inicio del pase, “aunque por el momento no se ha visto absolutamente nada”, apunta Juan Carabias. Aunque reconoce que “el año pasado hubo mucha gente que se quedó por aquí debido a que las limitaciones de movilidad les impedían desplazarse a sus cotos”, también señala que la campaña “fue bastante buena”.

Carabias destaca también la positiva incidencia que tuvo la importante inversión realizada el pasado año por el organismo federativo territorial para adecuar el entorno de los puestos, tanto en la limpieza del monte como en las mejoras acometidas. Esa actuación permite, por un precio módico, asegurarse “el primer objetivo del cazador que es llevarse a casa lo que caza. Si antes de esas labores se perdía casi el 50% de las piezas abatidas, el año pasado se pudieron recoger en torno al 80%”.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando...

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About The Author

Artículos Relacionados