Friso
Friso
Friso
Friso

40 años del fallecimiento del pionero del conservacionismo y la caza sostenible

40 años del fallecimiento del pionero del conservacionismo y la caza sostenible

40 años del fallecimiento del pionero del conservacionismo y la caza sostenible

El sábado se cumplieron cuatro décadas de fatal accidente en Alaska que costó la vida a Félix Rodríguez de la Fuente, polifacético naturalista y divulgador de la biodiversidad

J, Zengotitabengoa
Con escasas referencias en los noticieros, informativos y medios de comunicación que han centrado su atención estos días en la pandemia del Covid-19, el pasado sábado se cumplieron 40 años del fallecimiento del gran comunicador, naturalista, divulgador científico, defensor de la caza sostenible y realizador del programa de televisión ‘El Hombre y la Tierra’, Félix Rodríguez de la Fuente.

Todas esas ocupaciones fueron una pequeña parte de la labor desarrollada por el odontólogo burgalés que pronto dejó esa profesión para centrarse en sus verdaderas pasiones de la cetrería y la divulgación científica del medio natural, que han resultado determinantes en la propagación de ideas y métodos de trabajo en décadas posteriores.

Generaciones enteras ha sido influidas por los documentales, por unas ideas y una forma de trabajar que le permitió alcanzar el reconocimiento a nivel mundial, primero a través de los capítulos emitidos en la serie ‘Plantea azul’ y posteriormente con ‘El Hombre y la Tierra’, aunque también colaboró con periódicos y cadenas de radio, publicó libros o la ‘Enciclopedia Salvat de la Fauna’ que solo en España vendió 18 millones de ejemplares a pesar de venderse fascículo por fascículo.

La Fundación Artemisan es una de las entidades que ha querido recordar estos días tanto la figura como la gran aportación que realizó el naturalista burgalés. En un texto firmado por el veterinario e investigador de esa entidad Carlos Sánchez García-Abad, se asegura que “la figura de Félix es reivindicada hoy por diversos colectivos y entidades que ven en él uno de los mayores exponentes de la conservación de la biodiversidad en España”.

Defensor de la caza

Para el director general de Artemisan, Luis Fernando Villanueva, esa reivindicación también ha llevado incorporado un mal uso que algunos sectores han realizado de la figura del desaparecido conservacionista, ya que “se ha querido ocultar que se trataba de una persona que defendía la práctica cinegética sostenible. Fue una persona que entendió la necesidad de que el modelo de conservación en España pasaba por tener en cuenta al sector cinegético”.

“Félix era consciente de que la futura pervivencia de algunas especies no pasaba tanto por la labor de algunas entidades conservacionistas, sino por la actividad del cazador, que es el gestor que convive día a día con ellas”, asegura el director de esa fundación que aboga por la gestión y conservación de especies de fauna y flora compaginada con el aprovechamiento sostenible de especies cinegéticas para al beneficio de los ecosistemas y el mundo rural.

Asegura de hecho que la forma de trabajar de algunas de las asociaciones que defienden el medio natural está centrada “en desarrollar su actividad en función de unos intereses personales y bajo el paraguas de la financiación pública, en lugar de estar dispuestas a trabajar conjuntamente”, con lo que lastran la labor iniciada en esa dirección en la década de los años 60 del siglo pasado por el reconocido investigador.

Lobo ibérico

En este sentido cabe destacar la actividad de divulgación que realizó en torno especies como el lince, el oso ibérico, el águila real o el águila imperial y, sobre todos ellos el lobo ibérico, que en un tiempo fueron consideradas por algunos sectores como “alimañas que era necesario exterminar y por lo que incluso se llegaba a pagar”. Frente a esas posiciones tan radicales Rodríguez de la Fuente defendía, por ejemplo, que “el lobo debe convivir donde pueda convivir”, evoca Villanueva.

Pero la proliferación de la política de aniquilación de esas especies, siguiendo el modelo implantado en la década de los años 60 y 70, en lugar de recurrir al método selectivo, provocó la práctica extinción de algunas de ellas, aunque afortunadamente la situación ha revertido. De hecho, resulta destacable “la recuperación del lobo, con más de 3.000 ejemplares en España, que sitúan a esta especie como la segunda población de Europa en número de ejemplares”, sostiene Villanueva al reafirmar la opinión del naturalista burgalés.

La consecuencia de ese modo de entender la naturaleza que se sustenta, por ejemplo, en la gran experiencia atesorada en el estudio del lobo ibérico, han sido seguidas con excesiva rigurosidad por algunos sectores animalistas que han realizado una defensa a ultranza de esa especie. El resultado es una superpoblación de ejemplares “con una densidad excesiva que es incompatible con la ganadería extensiva”, asegura.

Tras reconocer que a Rodríguez de la Fuente “no le hizo falta morirse para convertirse en leyenda”, Sánchez García-Abad alude a la Tesis doctoral realizada por Miriam Salcedo sobre ‘El Hombre y la Tierra’ que le permitió “meterse en los hogares de medio mundo utilizando un relato audiovisual y narrativo propio, capaz de persuadir al espectador de la necesidad de proteger y defender la naturaleza”.

Además, la absoluta compatibilidad de la caza y la biodiversidad fue una de las constantes de Rodríguez de la Fuente a lo largo de toda su trayectoria y, de hecho, fue una figura imprescindible en la recuperación de la cetrería en España, un arte que se había dejado de practicar en España hacía más de un siglo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

About The Author

Redacción Desveda

Redacción periódico digital Desveda #caza #pesca #tirodeportivo #rural #naturaleza

Artículos Relacionados