Friso
Friso
Friso
Friso

Cómo el Mossad reintrodujo el gamo persa de Irán a Israel

Cómo el Mossad reintrodujo el gamo persa de Irán a Israel

Cómo el Mossad reintrodujo el gamo persa de Irán a Israel

Israel tiene una de las dos poblaciones de gamos persas del mundo, pero se necesitó una revolución, una misión clandestina del Mossad y una huida secreta pero atrevida para que esto ocurriera.

El gamo persa prosperó una vez en Israel y fue mencionado en la Biblia. Conocido como Dama dama mesopotámica en latín o Yahmor Parsi en hebreo, se cree que es el corzo mencionado en la Biblia como un animal que mastica el bolo alimenticio y tiene pezuñas hendidas y por lo tanto es kosher (Deuteronomio 14:5). Además, obviamente se consideraba apto para un rey, ya que se servía en la mesa del rey Salomón (I Reyes; 4:23).

Tal y como se ha publicado en la cuenta oficial de Twitter del Estado de Israel, el gamo persa se consideraba extinguido. Pero en la década de 1950, se descubrió una pequeña población viviendo en Irán.

Tras su descubrimiento, la Autoridad de Naturaleza y Parques de Israel, encabezada por el héroe de la Guerra de los Seis Días, el general Avraham Yoffe, trabajó con ahínco para reintroducir la especie en peligro de extinción en el país, gracias a una iniciativa israelí para restablecer la vida silvestre de la época bíblica en el país, según la investigación académica sobre la especie. Esto coincidió con un programa de cría en el Zoológico de Opel de Alemania, que logró reproducirse a partir de una sola hembra de sangre pura en 1960, aunque el ciervo macho no sobrevivió lo suficiente como para continuar con los esfuerzos de cría.

Aunque el Estado judío logró obtener ciervos machos de Alemania, los ejemplares femeninos todavía los eludían. Por ello, Israel trató de arreglar con el sha de Irán que dos miembros de la pequeña manada de gamos persas pudieran ser enviados a Israel. Sus esfuerzos incluyeron que Yoffe trabajara para cortejar al hermano del sha, el ávido cazador Príncipe Abdol Reza Pahlavi, e invitarlo al Néguev para que cazara íbices nubios – el íbice es una especie protegida en Israel, pero el entonces ministro de agricultura Ariel Sharon hizo una excepción, según The Wall Street Journal – pero no se hicieron progresos durante casi dos decenios enteros.

Según el Wall Street Journal, el propio Yoffe fue a Teherán para recuperar el ciervo por invitación del hermano del sha, pero tuvo un leve ataque al corazón al llegar.

Según el agregado militar de Israel en Irán en ese momento, Itzik Segev, “Mientras el general se subía al avión en su camilla, se volvió hacia mí, me agarró la mano y me dijo: ‘Segev, me conseguirás esos ciervos’”, informó The Wall Street Journal.

Pero todo cambió en diciembre de 1978. Percibiendo la inminente revolución, la Autoridad de Naturaleza y Parques fue llamada por el sha, que les dijo que enviaran inmediatamente agentes del Mossad para asegurar los ciervos.

Para cuando el agente – supuestamente el zoólogo Mike Van Grevenbroek – llegó, armado supuestamente con una cerbatana disfrazada de bastón según The Wall Street Journal, sin embargo, nadie estaba allí para saludarlo. El sha y su familia habían huido del país, y el agente recibió la orden de salir de inmediato.

Pero no todo estaba perdido. Como cuenta la cuenta de Twitter de Israel, “Por alguna forma de intervención divina, el agente pudo localizar a los ciervos y traerlos de vuelta a Israel, abordando el último vuelo israelí para salir de Irán”.

De hecho, el éxito del agente al reunir a cuatro hembras y traerlas de vuelta a Israel ha llevado a algunos a apodar la operación “El gran atraco al ciervo persa” o por The Wall Street Journal como el “atraco al ciervo” iraní.

Y evidentemente, la misión fue un gran éxito para Yoffe también.

“Llegué al aeropuerto de Tel Aviv, descargué el ciervo y ahí está el gran general esperando con lágrimas en los ojos”, dijo Van Grevenbroek, según The Wall Street Journal.

Hoy, los esfuerzos de conservación y cría del Zoológico Bíblico de Jerusalem y de la Reserva Natural del Carmelo Hai-Bar han dado como resultado que los gamos persas regresen a su patria bíblica.

“A lo largo de los años hemos liberado decenas de ciervos en la zona de Nahal Soreq”, explicó el Dr. Nili Avni-Magen, director del zoológico y veterinario jefe del zoológico de Jerusalén.

“En los últimos tres años hemos visto cervatillos de tercera generación, que han nacido de madres que a su vez nacieron en Estado salvaje. El regreso del gamo persa al paisaje israelí es uno de los casos más exitosos de reintroducción de una especie que se ha extinguido en la naturaleza”.

En 2015 se estimó que la población mundial actual del gamo era de más de 1.100 individuos, incluidos los que se encuentran en Estado silvestre en Irán e Israel y los que están en cautiverio. En 2020, la Autoridad de Parques y Naturaleza estimó que entre 200 y 300 gamos persas viven en la región septentrional de Galilea, mientras que entre 90 y 100 viven en las colinas de Judea y algunos otros viven en el Monte Carmelo. Según Haaretz, se están llevando a cabo planes para reintroducir en el medio silvestre ejemplares criados en cautividad, y se prevén más para 2021.

Fuente. israelnoticias.com

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (60 votes, average: 4,25 out of 5)
Cargando...

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About The Author

Redacción Desveda

Redacción periódico digital Desveda #caza #pesca #tirodeportivo #rural #naturaleza

Artículos Relacionados