Friso
Friso
Friso
Friso

Ejercicio físico y caza

Ejercicio físico y caza

Ejercicio físico y caza

El esfuerzo eleva la caza a deporte. Desprovista de actividad se queda en tiro

¿Puede denominarse escalador quien alcanza la cima en autogiro? ¿Se es senderista subiendo a los cerros con jeep? Por qué, entonces, se le llama cazador al que no da un paso. El esfuerzo eleva la caza a deporte. Desprovista de actividad se queda en tiro.

Hace ya tiempo que ojeando una revista sentí pavor —y lástima— al leer esto (sic): «Pasado el ecuador de la temporada cinegética, todo hace suponer que la presente no pasará desapercibida ni por cantidad ni por la calidad de las capturas. […] Hoy cazar es escoger, cuándo y cómo, cantidad y calidad». Imaginé algo así como ir a la pajarería o entrar en un bazar: los cotos hechos zocos de mayor o menor al propio antojo.

Pues yo no me cambio esa conquista por el atraso de antaño. Prefiero aventurar y tener que añadir vigor a mi acción. Quiero fatigarme en busca de oportunidades y, por la noche, al deslizarme entre el suave lienzo, recordar los trancos que tanto costaba salvar con los gemelos rígidos y la frente sudada. Solo por pensar que ya lo has hecho y que ya no lo tienes que hacer, merece la pena haberlo hecho. No hay relajo como el de quien pateó el campo y se afligió cazando: llegar al coche y, abandonado en el asiento, cambiar de calzado; en el dulce hogar, aliviarte de forros y pesos; tomar la ducha tibia; hundir la cabeza en el almohadón mullido; y revivir tramo a tramo la jornada hasta caer roque y volver a soñar.

No disocio la caza de unos talones recalentados, las articulaciones gripadas y los muslos con agujetas, de las manos entumecidas y la espalda planchada por el morral. Ni la separo de mi piel escoriada por el sol que tuesta hasta las pestañas; o agrietada por el frío que abrasa la cara con ese fuego al revés que valida la vecindad de extremos, en este caso, el hielo y las ascuas como oxímoron de libro.

Entiendo la abnegación de cazar sin fruto, sin algo que apiolar, sin éxito que contar ni victoria a cantar. Pero no concibo acopiar piezas sin trabajo. Retorno a casa bolo y doblegado antes que harto de disparos y esponjado. Cazar no se concilia con traerte a la ciudad algunos quilates de grasa más. Pero temo que con lo que se come, bebe y sestea en las cacerías a pie quieto será lo que, sin cantearse del lugar, muchos «cazadores» podrán comprobar que fue su cargamento al regresar. Y lo que, al pisar la báscula del baño, constaten con desazón y pesar haber sido lo único para anotar. Que al menos no digan que estuvieron cazando.

Fuente. abc.es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (56 votes, average: 4,39 out of 5)
Cargando...

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About The Author

Redacción Desveda

Redacción periódico digital Desveda #caza #pesca #tirodeportivo #rural #naturaleza

Artículos Relacionados