Friso
Friso
Friso
Friso

Decálogo para no errar (mucho) a la hora de elegir un coto de caza

Decálogo para no errar (mucho) a la hora de elegir un coto de caza

Lo prometido es deuda. El mes pasado os contaba unos timos en la elección de los cotos de caza, y os prometía que este mes escribiría sobre las diez claves para no confundirse (mucho) en la elección de un coto de caza para esta temporada.

Seguro que el siguiente anuncio os suena: ???Excelente coto de caza menor en zona muy perdicera de Castilla-León busca cinco tarjetas para esta temporada. Muy bueno de perdiz, conejo y liebre. Arroyos y trigo para la codorniz, se deja la paja. Bastante becada, zorzal, y paloma en puestos tradicionales. Pocas plazas. Seriedad. Precio: 1.800 euros???.

Cuando empezamos a leerlo pensamos ???ya estamos, ???excelente???, lo de siempre???otro timo??????, porque hasta ese momento hablan la desconfianza, la experiencia y la razón, pero cuando llegamos al final: ??????Seriedad. Precio: 1.800 euros??? entonces ya la hemos cagado?????? ¡hostia!, 1.800 euros, vaya pelo???, pidiendo ese dinero ya tiene que ser bueno??? no sé, voy a llamar a preguntar, igual sí que va a dar la casualidad de que es bueno de verdad??????.

Lo que la ilusión y las ganas de cazar no nos dejan hacer correctamente año tras año es aplicar una traducción correcta, traducirlo correctamente al idioma de la situación en la que se encuentra la caza actualmente. Dicho anuncio debiera quedar en algo como esto:

“Coto de caza menor que tenía perdices cuando el caudillo hizo la primera comunión, busca pardillos para esta temporada, preferiblemente vascos, por eso de que son ???noblotes???. Perdiz ni se ve, liebre una pillamos con el coche el otro día, conejo en el club del pueblo. Arroyos hay dos, y secos. La codorniz hay la misma que paja, ???ná de ná???, y si podemos arar el terreno antes del 15 de agosto para joderos, pues mejor. Con respecto a las migratorias, pusimos cuatro matorrales en la sierra, les dimos un número y la junta nos los consideró como paso tradicional. Te diremos que las palomas pasaron a cientos justo el día que tú no estés. Zorzales hay dos, uno pasa de norte a sur y el otro de sur a norte. La becada no sabemos lo que es, pero en fin, como tenemos un pinar grandote, pues ahí nos caben 12 más. Meteremos a todo el que podamos. Ningún tipo de seriedad, todo lo contrario, ya solamente el hecho de poner este anuncio es reírme de vosotros a la cara. Precio: la verdad que deberíamos poner 100 euros como mucho, pero claro como los vascos sois medio jilipollas, pues cuanto más caro lo pongamos mejor creeréis que es y más dispuestos a pagarlo sin pensarlo dos veces estaréis???.

Dicho lo anterior, la pregunta obvia es??? ¿Cómo coger un coto de caza sin cagarla un año más? La respuesta sincera es NO LO S?? (pero por favor no dejéis de leer en este momento…). Lo que sí puedo hacer es ayudaros a descartar en la medida de lo posible aquellos en los que seguramente nos darán gato por liebre (y nunca mejor dicho). Tampoco voy a desvelar la fórmula de la Coca-Cola, solamente vamos a aplicar las reglas lógicas de cualquier negocio en el que hay un intercambio de dinero a cambio de algo. Reglas que curiosamente no aplicamos casi nunca a la hora de adquirir un coto de caza. ¡Vamos allá!

Regla 1º. Sospechar. Si es tan bueno, ¿cómo es que hay plazas?

Sinceramente, tú y todos los amigos cazadores que conozcas, tal y como están las cosas en el mundo de la caza, después de que te hayan engañado un montón de veces, ¿de verdad te darías de baja de un coto donde de verdad haya caza? Yo no. Ahora bien, la excusa que te den puede ser que ???había dos cazadores viejecitos uno se ha dado de baja porque estaba muy cascado y el otro porque la ha ???cascado??????. La crisis también es muy socorrida últimamente. Vale, pero, ahora, permíteme una pregunta más. Si tú estuvieses cazando en ese coto, ¿no crees que serías el primero en enterarte que ha habido dos bajas?, y ¿no estarías dando el coñazo al gestor para que meta en el coto a un amigo tuyo? O, si al menos tú no eres tan listo como para enterarte??? ¿no crees que otros cazadores o el propio gestor no meterían a su cuñado, primo o sobrino? Por lo tanto, solo el hecho de que en un coto haya sitio y se anuncien plazas, debiera ser un indicativo de que ya no es tan bueno como prometen  ¡Ojo! salvo alguna otra razón que se me escape.

Regla 2º. No vivir del recuerdo.

Es muy típico el que últimamente existan plazas en cotos de mucha fama. Cotos en los que antes se pagaban auténticos dinerales y había que ser por lo menos sobrino de un noble de España para poder entrar y en los que hoy en día es posible hacerlo a tarifas inferiores. En estos casos, Aplicar la regla número 1: Sospechar.

Igualmente hay otros cotos que siempre han tenido mucha fama de buenos en algo concreto (codorniz, perdiz, becada, conejo???) por haberse hecho buenas perchas antaño pero que ahora llevan años de capa caída, aunque aún viven de su fama. Sino que se lo pregunten a Maradona. Yo aún no me canso de oír año tras año que ???qué buena de codorniz es la zona de (me lo callo) a pesar de que llevan cinco años cazando menos de diez codornices por cazador y temporada???. No confundamos, lo bueno que fue con lo que ya nunca será. No esperéis el milagro. No esperéis otra plaga de topillo, no esperéis que las perdices, conejos y liebres se hagan inmunes a los fitosanitarios o que los zorros se mueran de rabia, los azores de gripe aviar y que cuando lleguemos al pueblo nos reciban sus habitantes en procesión cantando aquella de ???Americanos, os recibimos con alegría??????. Que no.

Regla 3º. La encuesta. Preguntas concretas.

No sé a vosotros, pero a mí, las palabras, ???bueno???, ???muy bueno???, ???excelente???, ???pocos???, ???muy pocos???,  me parecen muy ambiguas, dando lugar a diferentes interpretaciones. En mi opinión yo conduzco lento; según mi mujer, voy como un loco. Cuando llamemos al anuncio en cuestión, hay que evitar respuestas ambiguas forzando respuestas claras:

– ¿Cuántos cazadores tiene el coto?
??? Respuesta incorrecta: ???na???, tranquilo??? vais a ser poquitos???.
??? Respuesta correcta: ???36 por día, de los cuales 10 son del pueblo. Aproximadamente 1 cazador por cada 50 hectáreas???.

– ¿Cuántas piezas se han capturado (detallando codorniz, perdiz, liebre, conejo y becada) entre todos los cazadores la temporada pasada? 
??? Respuestas incorrectas: ???buah! ¡Un montón, no sabría decirte!???, ???Muy bien, todos se fueron contentos???, ???Comparando con otros sitios aquí muy, muy bien???, ???Bueno, normalito???, tirando a bueno???.
??? Respuestas correctas: ???Entre 20 cazadores que somos, se han cazado 40 conejos, 10 liebres, 20 perdices y 12 becadas???, ???Pues exactamente no sabría decirte las capturas de todos, pero en mi caso han sido, 3 perdices, 10 conejos y 6 becadas???.
Una vez que tengamos estos dos datos, para saber si lo que nos cuentan es verdad o mentira, y en el caso concreto de las perdices, si multiplicando el total de las perdices cazadas por tres, y dividiendo entre el número de hectáreas del coto, sale a más de 0,20 perdices por hectárea, o es mentira o es verdad y echan repoblación, así de sencillo, no le deis más vueltas.

Ejemplo: Imaginaros que en un coto se han capturado tres perdices por cazador y temporada de caza. Multiplicado por tres nos da nueve perdices (está claro que para que un cazador mate en un coto tres perdices salvajes, debe haber por lo menos tres veces más y  eso tirando por lo ???bajines???), multiplicado a su vez por el número de cazadores (supongamos 20) nos da 180 perdices como la población de perdiz que aproximadamente debiera haber en el coto antes de la temporada de caza. Si el coto tiene mil hectáreas, dividimos entre 1.000 y sale a 0,18 perdices por hectárea. Conclusión, efectivamente tenemos muchas posibilidades de que nos estén diciendo la verdad.

Otra respuesta a esta pregunta, puede ser simplemente: ???No lo sé???. Personalmente, visto desde un punto de vista de gestión y no de ???cogedineros???, no entiendo cómo alguien que dice que ???gestiona??? no le interesa lo más mínimo conocer las capturas de sus cazadores. No conozco ningún negocio que funcione sin datos de ventas, compras, costes, márgenes, etc.,  y un coto no deja de ser un negocio. En el caso de que os respondan con este desconocimiento total, haced una tercera pregunta: ???Si no lo sabe??? ¿cómo puede usted atestiguar como indica en su anuncio que su coto es excelente de perdiz, codorniz, liebre??????? Ante esta tercera pregunta seguro que responderá con la Regla 2: ???pues hombre, es que esto es la zona de la ???xxxx??? que siempre ha sido muy buena…???. Aplicar la regla 2.

Con todo esto, y teniendo el precio de lo que cuesta una tarjeta de temporada, ya dependerá de nosotros si consideramos que merece la pena pagarlo o no.

Regla 4º. A vueltas con las hectáreas y el terreno.

La exageración de hectáreas es otra costumbre habitual. ¡Cuántos cotos de 1.000 hectáreas se venden como de 2.000! Afortunadamente es muy sencillo de averiguar con total certeza, solo es necesario que nos indiquen la matrícula del acotado y consultar la siguiente web donde tenemos las hectáreas legales de todos los cotos de Castilla y León:
http://www.jcyl.es/web/jcyl/MedioAmbiente/es/Plantilla100/1147867568556/_/_/_
Si el enlace os resulta confuso de consultar, los pasos son: www.jcyl.es , en la lupa de búsqueda escribís ???registro de cotos dependientes??? y  el primer enlace que os aparece dice: ???Registro de cotos dependientes de la dirección General del Medio Natural???, le dais y ahí tenéis un listado de cotos con sus hectáreas, pueblo al que pertenece y el titular del mismo. Para conocer el terreno, nada mejor que acercarse in situ al coto, pero gracias a las nuevas tecnologías y concretamente a ???Google Maps??? podemos tener una vista área del cazadero y ver los maquinados, las lindes, los bosques???, vamos, casi todo menos ver los animalejos. Seguro que nos dará muchas pistas y al menos una primera visión aérea del cazadero.

Regla 5º. A ver a quién pagamos.

En el listado anterior de cotos tenéis el listado de titulares de los terrenos cinegéticos. Cierto es que desconozco con qué frecuencia se actualiza, así que la derecha es llamar siempre a caza y pesca de la provincia a la que pertenezca el coto o al propio ayuntamiento si tenemos alguna sospecha sobre quién es el titular. Por supuesto no pagar nunca en metálico. Realizar siempre una transferencia bancaria dado que en caso de estafa o reclamación, este justificante nos permitirá tener una prueba del ingreso. En dicha transferencia indicad siempre en el concepto qué estamos pagando (???Tarjeta Caza. Temporada 2013. Coto BU-10.999???) y a quién (???Juan Palomo Yomelocomo. DNI: 30.999.999H???). Como siempre que damos dinero, precaución.

Regla 6º. Huir de lo ???maravilloso??? y lo ???excelente???.

Si fuiste de los que te compraste el ???power-up shaper??? y esos vibrantes cacharros de la teletienda que te ponen en pocos días los abdominales de Brad Pitt, eres muy propenso a que te convenzan con la palabras ???milagro???, ???excelente??? y similares. Aplica un poco de lógica y sentido común. Nunca serás Brad Pitt.

A mí personalmente me inspiran más confianza aquellos anuncios que pecan de modestos más que aquellos que van de ostentosos. Pero tampoco nos confundamos; decir que un coto es ???coqueto y tiene un poco de todo, pero abundancia de nada en concreto??? no es decir mucho, y si  luego te  clavan más de 400 euros, es un timo en toda regla. De todas formas seguro que muchos de los lectores que habéis leído este párrafo habéis pensado ???¡Joder!, ¡por 400 euros ya no encuentras nada!, si me dicen que tengo un poquito de todo por ese precio, ¡pues me arriesgo!???. Error. Sigue leyendo.

Regla 7º. El precio no garantiza caza, garantiza exclusividad.

Que tu Mercedes Benz cueste bastante más que mi Seat, no te garantiza claramente que vayas a tener menos averías. Solo te garantiza que los materiales van a ser de mejor calidad y que habrá menos personas que tengan un Mercedes, pero la electrónica o cualquier parte mecánica nos puede fallar en cualquier momento.

En el caso de los cotos de caza pasa de forma similar. Si un coto cuesta 3.000 euros, está claro que en él habrá unos cazadores de una determinada escala social que puedan pagarlo y seguramente serán menos que en un coto de las mismas dimensiones donde la tarjeta cueste 600 euros, pero eso no te garantiza de ninguna manera que va a haber más caza en la misma proporción.

Si de verdad, existiera un criterio más allá de los objetivos económicos del gestor (pagar al ayuntamiento el pastón en el que ha salido el coto y además ganar dinero), un mayor precio significaría obviamente más caza, pero generalmente no es así. En el precio de la tarjeta de temporada influyen el inflado precio que se paga a los ayuntamientos por el terreno, y que hoy en día está totalmente injustificado en la inmensa mayoría de los casos y, la clásica ley de la oferta y la demanda, es decir, poca oferta (poca caza) y mucha demanda (muchos cazadores), lo cual hace que tengamos asumido que un coto donde hay 20 perdices es un coto que merece la pena pagar 800 euros la tarjeta y por cada docena de perdices que sobrepasen ese número, le sumamos 100 euros al precio.

Que lo tengamos asumido y lo consideremos aceptable no quiere decir que sea ni correcto, ni justo. En mi opinión un coto con esa densidad de perdiz debería estar vedado, con una parada biológica de entre tres y cuatro años, hasta garantizar una población de perdiz con un mínimo de garantías para el cazador pero sobre todo y en primerísimo lugar para la propia especie. Y después, sacarlo a 800 euros, pero no antes.

Regla nº 8. El plan cinegético.

Es nuestro mejor aliado. Todos los cotos tiene obligación de tener un plan cinegético, Un documento elaborado por personal ajeno a los intereses del gestor dónde se indican todos los datos de interés referentes a la actividad cinegética. Entre esos datos, figuran el número de cazadores que se permiten en dicho coto por jornada de caza (así que por mucho que el titular nos diga que solo habrá 10 cazadores, si el plan cinegético contempla que en el coto puede haber 60, descuida, que habrá 60) y los últimos censos y conteos de especies. Solicitar que nos enseñen dicho plan cinegético nos aclarará muchas dudas sobre las posibilidades reales del acotado.

Regla nº 9. El contrato.

Si yo pago por una lavadora no pueden darme un calendario de los bomberos de Bilbao en pelotas. Por la misma regla, si pago un coto de caza, no pueden darme una zona donde sacar a pasear los perros en la que no haya nada cazable. En toda transacción comercial en la que lo adquirido no es algo tangible (una lavadora, un coche o una casa son elementos tangibles, físicos, mientras que pagar por un servicio como una asesoría, un psicólogo, un abogado o un coto de caza es algo intangible) existe un documento donde se recoge lo que el vendedor ofrece y lo que yo  como cliente pagaré  por ello.

Como cazadores pagamos por el contenido hipotético de un coto, por la posibilidad de que tenga algo que sea de nuestro interés cazar, y no por pieza cazada, por esa razón, al ser un servicio, algo intangible, debemos forzar a que el gestor firme un documento que contendrá aquellos puntos a los que se ha comprometido (que no habrá más de 20 cazadores por día, que con el pago de la cuota tengo derecho a cazar en tales condiciones, que el coto está libre de cargas, que no tendré ninguna responsabilidad en caso de que una pieza de caza mayor provoque daños a la agricultura o accidentes ???etc.).

A la hora de redactar el documento hay que ser realistas y no poner cosas como ???el gestor se compromete a que yo voy a cazar 2 perdices al día o si no me devolverá el dinero???. Eso no tiene sentido, porque la caza no es matemática y no sabemos lo bueno que eres con la escopeta y lo cazador que es tu perro, amén de que si esto lo exportamos a las especies migratorias (???el gestor se compromete a que por mi puesto de palomas van a pasar a tiro 1.000 palomas, 3.000 zorzales y al menos durante veinte días habrá viento sur???) tiene menos sentido aún.

Para no extenderme, si alguien está interesado, en la web del Grupo Serbal tenéis a vuestra disposición gratuitamente un modelo de contrato que ofrecemos a aquellos cazadores que cazan con nosotros. Solo para que os hagáis una idea y os sirva de referencia para redactar el vuestro.

Regla nº 10. El gestor no siempre tiene la culpa. Sé consciente de la realidad.

Si estás buscando un coto en el que llevarte a casa todos los días un par de perdices salvajes, sé consciente que eso supondría más de veinte perdices por temporada y cazador (y recuerda que no cazas solo en el coto) eso, en el norte, ni existe, ni de existir podrías pagarlo.  No debes buscar un coto y después esperar que vas a cazar en él todo lo que está en tu imaginación, ni mucho menos pensar que tú eres el mejor cazador del mundo y que vas a cazar más que el resto de los cazadores de ese coto (también un clásico), ni tan siquiera soñar que quizás este año sea el año de la milagrosa recuperación de la perdiz salvaje en tu coto, o que las lluvias que se prevén van a  atraer a todas las codornices de marruecos a tu coto y solo a tu coto.  Debes planteártelo totalmente al revés.

Primero debes saber qué es lo que tú quieres cazar, la cantidad de piezas que estimas justo y oportuno cazar, lo que tú consideras como necesario para no dar una temporada como nefasta o un dinero por perdido. Si eso consiste en capturar 4 perdices, 2 conejos, 1 liebre y 3 becadas (por ejemplo) por temporada, y consideras que el precio de esa felicidad debe estar entre 600 y 1.000 euros, es muy probable que encuentres dicho coto y que acabada la temporada, tus capturas (o lo que pudiste capturar dado que fallaste el tiro, te la jugaron, etc.) se acerquen a esos objetivos, por lo que estarás satisfecho con el coto y no te sentirás estafado.

Ahora bien, si en cambio, tus deseos son los de acabar la temporada con 15 perdices, 40 conejos, 10 liebres y 13 becadas y pagando lo mismo o más que en el caso anterior acabas la temporada con 4 perdices, 2 conejos, 1 liebre y 3 becadas, te sentirás engañado y dirás que el coto es una basura, que no tiene nada y que te han engañado.

Como ves, el problema en la elección de un coto no es siempre achacable a lo que nos cuentan, sino a lo que queremos creer y por tanto, en muchas ocasiones es solo culpa nuestra, de los recuerdos vividos hace años, de los videos que vemos en la tele sobre caza ???salvaje???, de lo que leemos en las revistas del sector, de las medio verdades que nos cuentan los amigos, de los rumores que nos llegan de cotos maravillosos???, en resumen de confundir nuestros sueños y anhelos con la realidad.

¡Muchas gracias por vuestro tiempo!

Nota final: Me da en la nariz que después de leer esto, me vas a hacer el mismo caso que Pinocho a Pepito Grillo.

Próximo mes: Tecnología mal entendida al servicio del cazador.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

6 Commentarios

  1. fco
    0

    LO que nos pasa es que ya aceptamos por buena, cualquier cantidad, primero , por pasear la escopeta, y despues por ver volar alguna perdiz, cuando en los pueblos, no hacen nADA DE GESTION POR ELLAS, ES MAS, SI PUEDEN LAS PASAN POR ENCIMA CON EL TRACTOR, Y LAS ENFARDAN DE NOCHE , ETCC…POR NO HABLAR DE LOS VENENOS.
    El precio justo, esa es la clave……….., lo que pasa es que se paga por hectareas, nosotros los cazadores, con nuestro egoismo, jodimos los precios , pujando al alza en los cotos locales, ahi radica el problema, de que nos engañen, si hemos demostrado ser tontos , egoistas e inocentes.
    ahora nos engañan, los cuatreros, que se dedican a ello………..
    El valor de un coto, no lo se, pero algo que se pueda permitir pagarlo con el sueldo de un mes, ya esta bien.
    pero las cantidades a abatir en una jornada, que menos que dos o tres perdices y dos o tres piezas de pelo…..que menos………..JODER…..que eso se cazaba en lo libre antes sin despainarse……o ya os habeis olvidado……que lo sepan los jovenes………..eso y mas salia gratis………
    por eso es caro hoy en dia todo, y lo demas se llama atraco………y no vengais que hay que amoldarse en cuestion de capturas a los tiempos, pues los precios a la baja, ya, tambien

    un saludo

    asi que

  2. jose mari
    0

    Para stebaez.Kaixo si por favor das alguna mas referencia sobre lugar ,precio etc.a lo mejor podriamps hablar Hasta luego

  3. stebaez
    0

    regento un coto que todos los años me falta gente y no es porque este escaso de caza porque su comportamiento no es responsable y no cumplen las normas, y aqui no se ofrece humo ni se dice nada que pueda engañar alos cazadores no me gusta que me pongan colorado y su afirmacion es muy ancha y noes asi

  4. Cruise357
    0

    Me ha gustado mucho tu artículo. Dices grandes verdades que tendrían que ser tenidas en cuenta por muchos gestores de acotados y por muchos cazadores que nos dejamos llevar por la ilusión. Mejor sería tener los pies en el suelo, dejar que se recuperaran las especies en muchos acotados y pagar de forma razonable en función de las cualidades del coto, pero entonces me temo que para muchos ya no sería negocio, pero si nos tenemos por cazadores responsables deberíamos exigirlo. Gracias.

  5. UNA LECTORA
    0

    Me quedo con su “no lo sé” inicial. Sólo con eso da sentido a todo el artículo.Sólo con ese gesto de sinceridad aporta mucho: quiere ayudar, pero cada uno tiene que saber “traducir” el anuncio. Muchas gracias. Continuaré leyendo sus artículos.

Los comentarios están cerrados.

About The Author

Redacción Desveda

Redacción periódico digital Desveda #caza #pesca #tirodeportivo #rural #naturaleza

Artículos Relacionados

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su utilización. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar