Friso
Friso
Friso
Friso

La presencia de ‘cerdolís’ en Navarra supone un peligro para la calidad genética de los jabalíes autóctonos

La presencia de ‘cerdolís’ en Navarra supone un peligro para la calidad genética de los jabalíes autóctonos

La nueva ‘especie’ es una hibridación entre el jabalí y los cerdos vietnamitas que han sido abandonados en el medio natural y de los que ya se han detectado varios ejemplares en diferentes zonas de Navarra.

La moda que fomentó el actor George Clooney para tener como mascota a un cerdo vietnamita puede tener consecuencias fatales para los aficionados a la caza del jabalí ibérico. Si se cumplen los pronósticos más pesimistas, el jabalí autóctono puede llegar a desaparecer ante la proliferación de un híbrido al que han denominado ‘cerdolí’.

El problema no está provocado por los cerdos vietnamitas en sí o por su convivencia con los jabalíes ibéricos, sino que el problema está generado por la hibridación entre ambas especies. Los primeros “han sido liberados por sus propietarios sin ningún control y se han apareado con los jabalís autóctonos”, señala el presidente de la ADECANA- Asociación de cazadores navarros, Carlos Irujo.

Tras detectarse algunos ejemplares en Valencia y Andalucía, los ‘cerdolís’ se han extendido a por toda la Península, incluida la Comunidad Foral de Navarra. Aunque al parecer “no existe constancia de su presencia en Euskadi”, según apunta el periodista y asesor medioambiental Julen Rekondo, es un hecho que no puede descartarse ya que se trata de “una nueva especie que se propaga con una gran rapidez”.

En la Comunidad Foral ya se han detectado varios ejemplares en zonas como Belate y Urraul alto. En esta última “se ubica una comuna de okupas asentada ilegalmente en una zona de la que es propietario el Gobierno de Navarra, donde el grupo tiene un rebaño de cerdos vietnamitas que campan a sus anchas por los montes de la zona”, denuncia Irujo.

Aunque los cerdos vietnamitas son una especia doméstica que, según Irujo, “debería estar identificada y controlada como cualquier otro animal de granja”, algunos propietarios optan por abandonarlos “de forma irresponsable” cuando no pueden tenerlos en casa porque adquieren un tamaño considerable. Una vez en el medio natural “se cruzan con los jabalís autóctonos y dan lugar a camadas de entre diez y doce crías de ‘cerdolís’, el doble de las camadas de las hembras de jabalí”, recuerda el presidente de ADECANA.

GROTESCO. La nueva ‘especie’ es un animal “grotesco” cuyas características morfológicas varías en función del ejemplar genéticamente dominante. Por lo general tiene patas largas, en ocasiones presenta un pelaje oscuro y mientras algunos tienen el morro chato otros lo tienen larguísimo y fino.

Los ‘cerdolís’ carecen de interés para el aficionado a la caza, “porque no tienen ningún valor culinario y porque al cazador le gusta el carácter salvaje del jabalí”, apunta Irujo. Además de ser relativamente dócil y de no tener miedo al ser humano, el ‘cerdolí’ provoca importantes daños en la agricultura por ser un animal que no sabe buscar alimento en el medio natural por sí mismo “y va a lo fácil”.

El cruce entre ambas especies constituye sin duda un serio peligro para la calidad genética de los jabalíes autóctonos y la transmisión de enfermedades de una especia a otra puede generar graves problemas sanitarios “porque los jabalís tienen enfermedades diferentes a las de los cerdos”, señala Irujo.  

La presencia de la nueva especie se encuentra en “un estadio inicial, por lo que es el momento adecuado para actuar”, aunque para ello es necesaria “la intervención conjunta de las autoridades competentes, de los cazadores y de las personas que tienen en propiedad algún cerdo vietnamita actúen con responsabilidad y no lo suelten en cualquier parte”.

ERRADICAR. Los aficionados a la caza, por su parte, ven limitada su participación en las tareas para erradicar “esta especie invasora” y la implicación de los cazadores “sólo estaría encaminada a lograr su eliminación” según apunta Rekondo.

Irujo recuerda además que, en principio, no se pueden cazar estos animales porque “pueden ser propiedad de un particular” y asegura que tanto en el caso de Navarra como de otras zonas “es necesaria la implicación de las autoridades. Los cazadores nos dedicamos a cazar de una forma natural”, aunque reconoce que “otra cosa es que se den permisos extraordinarios y se realice una batida o un resaque” para terminar con ejemplares “porque los primeros interesados en que se termine con ellos somos nosotros”.

Suscríbete al boletín gratuito
Noticias, sorteos y promociones GRATIS
descarga

Te informamos semanalmente a través de tu correo electrónico y móvil

Acorde con la normativa LOPD (Leer Aviso Legal)   -    100% libre de SPAM

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

About The Author

Artículos Relacionados

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su utilización. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar