Friso
Friso
Friso
Friso

Mi sombrero verde de caza

Mi sombrero verde de caza

Aún recuerdo con cierta nostalgia la indumentaria con que me equipé el primer día que salí de caza a puesto propio, allá por los bellos montes de A Limia en Orense: un pantalón ???adaptado??? de camuflaje que había sido de mi hermano cuando cumplía el servicio militar, unas botas prestadas y una boina negra de medio lado que parecía haber sido robada a las fuerzas especiales. El ???conjuntito??? me daba un aire de miliciana aguerrida que??? creo que fue eso lo que asustó al pobre zorro que se topó conmigo en aquella aventura. O quizá fuese yo la que se conmocionó más al verle, ya que era la primera vez que sentía tan de cerca el latido de los sabuesos y esperaba encontrarme con un enorme berraco y no con aquella miniatura de pelo rojizo. De todos modos, el atuendo de ese día no resultó nada práctico, porque no paró de llover menudo durante toda la jornada y acabé hecha una ???sopa???.

No mejoró mucho mi vestimenta cuando abatí mi primer jabalí, más bien al contrario: pantalón vaquero de campana con florcitas bordadas, jersey de lana a juego??? ¡menos mal que el guarro era lo suficientemente grande para tapar en las fotos tan ???descolocadas??? prendas!

Andando el tiempo, decidí que había llegado el  momento de equiparme como era debido a mi nueva condición de cazadora???lo primero que me compré fue un sombrero verde, mi sombrero, de ala media, de fieltro??? Un sombrero que se convirtió en mi compañero de abates y correrías, en mi talismán, mi amuleto. Fueron muchas las jornadas de caza que pasó a mi lado, unas mejores que otras, algunas penosas y otras???no tanto, ¡fiel compañero! No era un sombrero especial, volaba caprichoso con el viento, se empapaba a poco que lloviznase, estaba viejo y decrépito???pero yo lo sentía como algo muy propio. Mi sombrero verde representaba la toma de una decisión, significaba un ???sí??? para la caza y su mundo y mi nuevo compromiso adquirido ante la vida.

Al abrirse esta nueva temporada, cuando buscaba y reunía mis pertrechos,  no encontré mi sombrero verde caza por ningún sitio, lo busqué desesperada de forma infructuosa. Tragedia y desolación. Estas primeras jornadas de caza fueron decepcionantes en cuanto al avistamiento de animales, nada???Achaqué mi mala fortuna al mal fario de la perdida de mi sombrero. Mi talismán me había abandonado. Y en este desánimo me encontraba abatida cuando??? ¡apareció mi sombrero verde! ¡Feliz reencuentro! Recuperado éste, me lo calé y partí en busca de mi ciervo, camino de Burgos, estaba segura que??? ¡ahora sí! Sucedió que, al menos, pude verle, mi ciervo anhelado, pero no le atiné. Hacía frío, nevaba, con el sombrero calado doblemente y con la tristeza de ver alejarse mi venado, perdiéndose en el bosque encantado de la Demanda.

Y ayer, sin más, fruto de un impulso, me he comprado un nuevo sombrero, ¡se acabó de antiguos apegos! Uno adecuado, de los engrasados, de los que no se mojan, de los de caza de verdad (el otro sólo tenía el color), he llegado a una edad que ya no estoy para pillar fríos y ???caladuras???. Bueno??? ¡eso sí!…me he preocupado de que fuese el que más me favorecía. ¡Seguro que esta vez mi ciervo no se me escapa!

Suscríbete al boletín gratuito
Noticias, sorteos y promociones GRATIS
descarga

Te informamos semanalmente a través de tu correo electrónico y móvil

Acorde con la normativa LOPD (Leer Aviso Legal)   -    100% libre de SPAM

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

About The Author

Artículos Relacionados

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su utilización. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar