Friso
Friso
Friso
Friso

Carta de un cazador a los animalistas

Carta de un cazador a los animalistas

Soy un cazador que ha dedicado su vida a trabajar en cooperativas agrícolas, cultivo la tierra de casa con mi hermano y vivo en un pueblo cercano a Vitoria¬Gasteiz, por lo que me considero capacitado para escribir esta carta con todo el conocimiento sobre el tema.

Señores mal llamados animalistas, ¿con qué derecho se creen ustedes para criticarnos a los cazadores-agricultores-ganaderos? En estos momentos del año, jabalís, corzos y ciervos están dañando gravemente nuestros cultivos y praderas. ¿Saben ustedes quiénes pagan esos daños? Nosotros, los cazadores, de nuestro bolsillo y no de los impuestos de todos. Si tuvieran un mínimo de coherencia debieran meterse la mano al bolsillo para pagar esos daños y no vivir permanentemente de subvenciones, como hacen Pacma y otras asociaciones. Viven de los impuestos que pagamos todos, incluidos cazadores, agricultores y ganaderos.

En Vitoria-Gasteiz tenemos los humedales de Salburua, preciosos, en los que además de las aves migratorias tenemos piaras de jabalís, a los que parece que algunos los quieren tener como mascotas, siendo animales salvajes. Estos jabalís han bajado de nuestros montes, su hábitat natural. Si se les alimenta y no se controla el aumento de la población -labor que realizamos los cazadores- acaban paseando por la ciudad sin ningún tipo de miedo y destrozan todos los cultivos en unos kilómetros a la redonda. Si seguimos así tendremos que hacer como en otros países: contratar gente para matarlos, a escondidas, sin devolverlas a su hábitat natural. La diferencia es que si se llega a ese punto a esa gente se les paga de los impuestos de todos y nosotros, los cazadores lo hacemos de manera gratuita y pagando a nuestras instituciones las pertinentes licencias de caza.

Señores de Pacma y asociaciones de parecida índole, ¿qué aportan a la economía de este país? NADA, ABSOLUTAMENTE NADA. Qué diferencia con nosotros, los cazadores: generamos puestos de trabajo directos e indirectos como armerías, clínicas veterinarias, empresas de piensos para nuestros perros, industrias cárnicas, ingresos a juntas administrativas (los dueños de los terrenos donde cazamos), seguros obligatorios para los cazadores y nuestros perros, etc. ¿Sabían ustedes que unos años atrás se publicó un estudio en el que se exponía que la caza era la segunda actividad deportiva que más dinero generaba tras el fútbol? Por cierto, ninguno de ustedes me va a enseñar cómo tratar a los animales, ténganlo por seguro. Muchísimas personas viven en peores sitios y con peores condiciones sanitarias que nuestros perros.

He llegado a la conclusión de que siempre ha habido gente como ustedes, con la diferencia de que antes no se les hacía ningún caso, y ahora las instituciones les dan carrete y para más inri, dinero de los impuestos de todos que podría ir a cosas más importantes. Desearía que guardasen un poco de su tiempo para reflexionar y ser coherentes y no sigan «chupando de la teta» de los impuestos que todos pagamos.

Y señores políticos, no adoctrinen a los niños desde que van a las guarderías, enséñenles a pensar por ellos mismos.

REVISTA ARDATZA

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (65 votes, average: 4,45 out of 5)
Cargando...

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About The Author

Redacción periódico digital Desveda #caza #pesca #tirodeportivo #rural #naturaleza

Artículos Relacionados