Friso
Friso
Friso
Friso

Las mujeres que defienden la caza

Las mujeres que defienden la caza

Las mujeres que defienden la caza

La asociación cinegética de la comarca solo cuenta con cuatro mujeres, que aseguran que en este deporte no hay discriminación

En el mundo de la caza hombres y mujeres son totalmente iguales. Esto es lo que asegura la cazadora más joven de la comarca de Avilés, Laura Martínez, una castrillonense que con 26 años, embarazada de su primer hijo, decidió embarcarse en esta actividad, a la que siempre había estado ligada a través de su familia, pero en la que nunca había participado como protagonista. Se estrenó con éxito, abatiendo un corzo y, desde entonces, no ha dejado de practicar este deporte que defiende como respetuoso, igualitario y que anima a conocer a todas las mujeres que sientan interés.

Laura Martínez, que además de trabajar como agente de seguros regenta desde hace algunos años un negocio de hostelería en Piedras Blancas, viene de una familia con tradición cazadora, pero fue su matrimonio con un cazador de la asociación cinegética Sierra Pulide-Nalón, la que volvió a reconectarla con esta actividad. «Empecé a ir por acompañar y terminé cazando yo, desde el primer momento me trataron como una más, me dieron todas las facilidades y me sentí muy cómoda», explica la joven castrillonense, que lleva cuatro años practicando la caza en el concejo y, según señalan sus compañeros, «con mucho acierto y puntería».

Su primera cacería la realizó estando embarazada y, ni siquiera ahí siento ningún tipo de distinción o de trato diferente. «En el mundo de la caza somos todos iguales, hay muchas mujeres que empiezan por los maridos pero hay otras que lo practican sólo ellas en la familia, no hay ningún problema por ser mujer», explica la hostelera, que anima a todas las mujeres a probar, ya que considera que muchas no se animan por desconocimiento. «No sólo mujeres, la gente en general no prueba la caza porque lo desconocen y lo rechazan de primera», señala, haciendo referencia a la mala imagen que genera este deporte en los últimos tiempos por el rechazo de los ecologistas.

«A mí me gusta porque es un deporte al aire libre, sales a caminar por el monte, se cuida el medio ambiente y se respetan totalmente las especies», argumenta la cazadora castrillonense, que ya ha empezado a inculcar su pasión y la de su marido a su pequeño de cuatro años. «Su primer regalo fue una escopeta de juguete, a él le gusta mucho porque la caza no sólo es disparar, para él es salir a caminar por el monte con los perros», explica.

Pero a pesar de que, según asegura, en este mundo no se diferencia por sexos, la diferencia de participantes sigue siendo muy alta, en esta asociación que tiene más de 300 socios actualmente, únicamente hay cuatro mujeres y quieren revertir esta situación. Para ello, además de animar a todas las interesadas a unirse, desde la asociación señalan que a las nuevas integrantes se les darán facilidades para fomentar la práctica de este deporte.

Fuente. elcomercio.es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando...

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About The Author

Redacción Desveda

Redacción periódico digital Desveda #caza #pesca #tirodeportivo #rural #naturaleza

Artículos Relacionados