Friso
Friso
Friso
Friso

La expansión del jabalí

No es exagerado calificar de “explosión” el fenómeno en torno al crecimiento poblacional del jabalí, o al menos no lo es si miramos el dato que se recoge en un informe titulado “La explosión demográfica del jabalí en Europa”, y que fue presentado en 2013 por la European Landowner Organisation- Propietarios de Fincas de Europa (ELO) en el Parlamento Europeo: en las dos últimas décadas el jabalí ha aumentado su población a nivel europeo entre un 250 y un 400 por ciento.

Más recientemente, un estudio publicado en la edición de abril de 2015 de la revista Pest Management Science por un grupo de expertos de diferentes países lanza la voz de alerta. La expansión demográfica y geográfica del jabalí adquiere una dimensión global. En las últimas décadas ha recolonizado Suecia, Finlandia, Estonia y recientemente se ha detectado en Noruega. Cada vez se deja ver en latitudes más nórdicas. Dinamarca e Inglaterra, en donde se habían extinguido hace siglos, viven de pleno la recolonización. El calentamiento global favorece su expansión hacia el norte de Europa y los ambientes alpinos.

Las causas de esta auténtica explosión demográfica tienen múltiples causas, y en ellas influyen los cambios de suelo, la propia biología del animal, la acción humana, y el ya citado, cambio climático. Esto se ha hecho especialmente patente desde la década de 1970, cuando la temperatura media no ha hecho otra cosa sino incrementar.

Entre las primeras, el estudio de la ELO señala la modificación del hábitat forestal -el avance de las masas boscosas como resultado del abandono de prácticas agrícolas y ganaderas de extensivo- ha hecho que el bosque se agrande y el jabalí campe a sus anchas. Otra causa es el factor humano. Por una parte, los animales se apoderan de las cosechas (no sólo en campos de maíz, sino de colza y otros cultivos) y, por otra, el ser humano favorece su sobrealimentación al darle facilidades para obtener comida en la periferia urbana (en contenedores de residuos o al serle entregada por ciudadanos). Incluso, es alimentado en zonas forestales, en un pretendido y fracasado intento de evitar que coman en los campos.

También está la propia biología de esta especie. Su proliferación es muy alta, ya que promedian entre cuatro y seis crías (llamadas jabatos o rayones) por gestación, dependiendo de la comida que tengan. Cuanta más comida tenga, más engorda la hembra, y mayor es la tasa de natalidad.

Cada año se ha calculado que se cazan en Europa tres millones de jabalíes. Mientras que en el Estado Español, aunque no hay datos oficiales, se estima que puede haber una población entre 2.300.000 y 2.400.000 jabalíes, y son aproximadamente 263.914 jabalíes anualmente los declarados como cazados, aunque pueden ser muchos más. En Euskadi también carecemos de datos.

Expertos, gestores de fauna, cazadores, agricultores, propietarios de fincas, etc., coinciden en la necesidad de reducir el número de jabalíes en los distintos países de Europa, y para ello, entre otras medidas, se debe incrementar los períodos de caza de la especie. Además, se plantea otras medidas como llevar a cabo una mejor gestión del espacio a través a través de garantizar tranquilidad a los guarros en áreas de bosque (o como se diría, “paz en el bosque, fuego en los campos”), impulsar una mayor colaboración entre cazadores y agricultores, y concienciar a este último colectivo para evitar sembrar productos como maíz o colza cerca de los bordes de zonas de monte o bosque.

Pero, ante semejante plaga de jabalíes en algunas zonas, ¿todas estas medidas serán suficientes para frenar al jabalí? El tiempo lo dirá, pero a muy corto plazo.               

Julen Rekondo

Químico y periodista especializado en temas medioambientales. Premio Nacional de Medio Ambiente 1998, que otorga el Ministerio y Premio Gonzalo Nardiz 2002 del Gobierno Vasco por su trayectoria destacada en la difusión e investigación en temas de conservación de la naturaleza. Miembro de Naturtzaintza-Consejo de Conservación de la Naturaleza de la Comunidad Autónoma del País Vasco, adscrito al Departamento de Agricultura y Medio Ambiente del Gobierno Vasco.

Artículos: 65
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

About The Author

Julen Rekondo

Químico y periodista especializado en temas medioambientales. Premio Nacional de Medio Ambiente 1998, que otorga el Ministerio y Premio Gonzalo Nardiz 2002 del Gobierno Vasco por su trayectoria destacada en la difusión e investigación en temas de conservación de la naturaleza. Miembro de Naturtzaintza-Consejo de Conservación de la Naturaleza de la Comunidad Autónoma del País Vasco, adscrito al Departamento de Agricultura y Medio Ambiente del Gobierno Vasco.

Artículos Relacionados

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su utilización. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar