Friso
Friso
Friso
Friso

Senegal, pesca de altura en el corazón del África Negra

Senegal, pesca de  altura en el corazón del África Negra

A escasas cuatro horas de vuelo desde Madrid se encuentra Dakar, mundialmente conocido por el rally que empezaba en París para terminar en esta ciudad. En general Senegal es un país subdesarrollado, con muy poca infraestructura turística. No obstante, a no más de una hora y media de autobús desde el aeropuerto, podemos encontrar un centro  vacacional capaz de satisfacer todas las necesidades de confort del turista más exigente. Está ubicado en Sali, un pequeño pueblo de pescadores que a pesar de la proximidad del jolgorio turístico sigue manteniendo una importante esencia tradicional.

Siguiendo las instrucciones de Joaquín, gerente de PESCATOURS, nos instalamos en el hotel L???Espadon. Todos los años que este touroperador lleva visitando Sali le avalan. El alojamiento es de primera categoría, lo mismo que las embarcaciones y la solvencia de los capitanes y marineros que nos llevarán a pescar. El propio hotel se encarga de coordinar los deseos de pesca de sus clientes, y de completar, si es necesario, los grupos que saldrán a la pesca de altura. Son muchas las especies pescables en las inmediaciones de Sali. Desde el gran márlin azul, hasta los modestos peces de orilla. Pero el rey del lugar es sin duda el Pez Vela.

La pesca del gran azul es sin duda algo que todo pescador debería experimentar una vez en la vida. Pero requiere largos desplazamientos y la posibilidad de tener éxito es reducida. Los pez velas son otra cosa. Cerca de la costa y en densidades suficientes para asegurar un buen número de picadas diarias. Picadas, que sacarlos es otra cosa. Nos embarcamos pues en el embarcadero D???Espadon tal como estaba previsto. Tres personas por barco dan una buena relación  coste/capturas.

Proa al horizonte navegamos algo menos de una hora en busca de carnada. El capitán divisa un inmenso banco de peces de algo más de un palmo. Son los diaboi, un pez muy parecido a la sardina pero de mayor tamaño. Lanzando una chicharrera al centro del cardumen, llenamos el vivero en un momento. Sin más complicación se ensartan los peces cebo con un anzuelo simple de buen tamaño por debajo de los ojos. Se afloja el  carrete y se les hace navegar sobre la estela del barco. Mientras recogíamos carnada hemos podido ver los primeros velas. Se dedican a patrullar los cardúmenes de diabois en busca de los que estén heridos.

Se te ponen los pelos de punta cuando descubres la sombra del vela que tras la ola de nuestra embarcación se posiciona a la altura del cebo. El marinero toma la caña en la mano para facilitar la salida del hilo hasta que, considerándolo suficiente, tensa el freno para afianzar el anzuelo en la dura boca de nuestro adversario  a través de varios y enérgicos tirones. Al notar el engaño, el vela arranca como un poseso. Para entonces, el marinero nos ha pasado la caña y estamos ante la pelea más espectacular de nuestra vida. Cuando parece que afloja, la silueta del pez se plasma sobre el cielo del horizonte. Como una  serpiente alada se contonea intentando zafarse de su anzuelo. Después de una lucha espectacular repleta de saltos y volteretas, se embarca el pez. Es el cliente el que decide el destino de la captura.

Nosotros sacrificamos el primero con el que nos sacamos las fotos y que será consumido en el hotel, y liberamos los siguientes. También aquí es importante practicar la pesca responsable. Además de los velas otras especies son comunes en estas aguas. Los dorados, adultos, no como los del delta del Ebro, varios tipos de atún, la impresionante carpa roja, tiburones y un largo etcétera son especies habituales.

Sali es un destino de pesca de primer orden, pero además nos da la posibilidad de realizar un viaje étnico difícil de olvidar. Visitar Embur, una importante localidad pesquera a la que se llega paseando por la playa, y ver el desembarco de pescado por parte de los pescadores locales, quedará para siempre impreso en la retina del viajero. Una visita obligada es la de la isla de Gore, de donde partieron los miles de esclavos que trabajaron en América. En contraste con el lujo de L???Espadon, visitaremos pequeños poblados del interior, donde el tiempo parece haberse detenido. Sali ofrece un interesante paquete turístico donde se combina lo lúdico con lo étnico, dando la posibilidad de disfrutar al turista cuyo objetivo único es la pesca, tanto como al que programa un viaje con acompañantes, y la pesca es algo secundario.

Para los que se os haya abierto la curiosidad os recomiendo que visitéis la página web de: PESCATOURS www.pescatours.com

Suscríbete al boletín gratuito
Noticias, sorteos y promociones GRATIS
descarga

Te informamos semanalmente a través de tu correo electrónico y móvil

Acorde con la normativa LOPD (Leer Aviso Legal)   -    100% libre de SPAM

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

About The Author

Artículos Relacionados

Para poder mejorar nuestros servicios, utilizamos cookies de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su utilización. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar