Friso
Friso
Friso
Friso

¿Quién tiene la culpa en caso de atropellar un jabalí?

¿Quién tiene la culpa en caso de atropellar un jabalí?

¿Quién tiene la culpa en caso de atropellar un jabalí?

Hay dos situaciones en las que el conductor se exime de la culpa y ésta recae sobre el propietario del terreno

Colisionar con un animal es un tipo de accidente relativamente frecuente. En zonas rurales, o cercanas a cotos de caza, el atropello de jabalís, por ejemplo, es algo especialmente común. Esta situación preocupa a las personas que habitan por estas zonas y no es para menos, ya que cuando el tamaño del animal es considerable, el siniestro supera la simple anécdota a lamentar, pasando a ser de consecuencias considerables, como mínimo respecto a los daños materiales al vehículo, cuando no a las personas que lo ocupaban.

Si nos encontramos con un animal salvaje en medio de la carretera lo más normal es que el susto nos juegue una mala pasada y nuestra reacción sea la de girar de golpe el volante. En muchos casos, esto nos puede salvar del impacto, sin embargo dependiendo de la situación nos puede sacar de la vía o colisionar con otros vehículos.

Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), el año 2017, en España, la siniestralidad causada por la fauna silvestre provocó un total de  363 accidentes con víctimas, con 2 muertos, 28 heridos hospitalizados y 433 heridos no hospitalizados. Estas cifras se explican por la gran cantidad de zonas de caza controlada (terrenos cinegéticos) que existen en el territorio español, un 77% del total. Castilla y León, destaca como una de las zonas con más atropellos de este tipo, un 88% del territorio son terrenos cinegéticos.

Si circulas a 60 km/h y chocas contra un ciervo, la fuerza del coche al colisionar equivale al peso de un elefante de 5 toneladas

Los animales que son más atropellados en carretera son los jabalíes, corzos, ciervos, zorros, conejos, aves, gamos, gatos monteses, liebres…Según el Race, si circulas a 60 km/h y chocas contra un ciervo, la fuerza del coche al colisionar equivale al peso de un elefante de 5 toneladas.

¿Quién es el culpable?

Pero, los problemas aparecen a la hora de buscar responsabilidades. En 2014, se hizo una reforma de la Ley de Tráfico en la que la responsabilidad en caso de accidente con animales recae generalmente en el conductor. Antes de ese año, solo se culpaba al conductor si durante el atropello éste incumplía alguna norma de tráfico.

Decimos generalmente, porque hay dos situaciones en las que el conductor se exime de la culpa y ésta recae sobre el propietario del terreno.

Que dicho accidente sea consecuencia directa de una acción de caza colectiva de una especie de caza mayor llevada a cabo el mismo día o que haya concluido doce horas antes de aquél. En este caso será responsable el titular del aprovechamiento cinegético o, en su defecto, el propietario del terreno.

También podrá ser responsable el titular de la vía pública en la que se produzca el accidente como consecuencia de no haber reparado la valla de cerramiento en plazo, en su caso, o por no disponer de la señalización específica de animales sueltos en tramos con alta accidentalidad por colisión de vehículos con los mismos.

De todas formas, demostrar la culpabilidad del propietario no es fácil y más si el atropello se da en una vía convencional. Por eso, si el conductor no lo consigue deberá pagar los costes del accidente.

¿El seguro cubre los daños?

En España, el seguro obligatorio no cubre daños materiales ni los personales del propio conductor, por lo que es aconsejable contratar un seguro complementario.

¿Qué hacer para prevenir este tipo de accidentes?

Aunque el riesgo siempre existe, el Race da una serie de recomendaciones para evitarlo en la medida de lo posible y/o reducir al mínimo los daños.

En primer lugar, es importante estar atento a la señalización de advertencia de animales sueltos en carretera, ya sean salvajes o animales domésticos y, a continuación, reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad.

Es importante estar atento a la señalización de advertencia de animales sueltos en carretera, ya sean salvajes o animales domésticos

En el caso de encontrar un animal, tocar el claxon no es una buena idea ya que puede asustarse y pagarlo contra tu vehículo. Si ves que no se mueve, úsalo de forma suave, sino como última opción puedes llamar a los servicios de emergencia.

Cuando encuentres el espacio necesario para avanzar, hazlo muy lentamente ya que no sabes cómo puede reaccionar. Y ten en cuenta que si hay un animal, es muy posible que haya más por su alrededor.

La situación se dificulta cuando es de noche ya que la visibilidad es menor y tu percepción de la distancia se distorsiona. Si circulas con la luz de carretera, cambia a luz de cruce para no deslumbrarle y evitar que se quede parado en medio de la carretera.

Fuente. La Vanguardia

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (24 votes, average: 4,54 out of 5)
Cargando…

2 Commentarios

  1. Redacción Desveda
    Redacción Desveda
    1

    Según la RAE esta bien escrito jabalís. Te adjuntamos el enlace para que lo compruebes. Si hubieras tenido razón lo hubiéramos corregido y aceptado la falta de ortografía. Pero como puedes comprobar esta bien escrito. Gracias por la aportación. Saludos http://lema.rae.es/dpd/srv/search?key=jabal%ED

  2. Avatar
    Anónimo
    -1

    El plural de jabalí es jabalíes, no jabalís. Por favor

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About The Author

Redacción Desveda

Redacción periódico digital Desveda #caza #pesca #tirodeportivo #rural #naturaleza

Artículos Relacionados